Adicción a la televisión: ¿qué debo saber?

Según un análisis de la plataforma de datos Statista, el consumo de televisión en el mundo fue de 167 minutos diarios en promedio, por persona, durante el 2019. No obstante, estas cifras han aumentado en el 2020 por las suscripciones a los servicios de streaming. ¿Estamos ante una población con adicción a la televisión?

Tan solo en el primer semestre del año 2020, Netflix tuvo un crecimiento del 108 % en España, 37 % en Estados Unidos y 32 % en México. Por esta amplia difusión es común que surjan preguntas relacionadas con su impacto en la vida de las personas. En este artículo te contaremos los aspectos clave que debes conocer sobre la adicción a la televisión.

¿Cómo detectar la adicción a la televisión?

Estamos en la época de la cuarta revolución industrial, que se caracteriza por la convergencia de diversas tecnologías que afectan con profundidad la vida humana. El internet de las cosas, la inteligencia artificial y los cambios acelerados en las comunicaciones son algunas de sus características.

Disfrutar de la televisión por un tiempo prolongado o ver una serie de una “sentada” no es sinónimo de adicción. Según el “Manual de adicciones para psicólogos especialistas en psicología clínica en formación”, financiado por el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad del Gobierno de España, las adicciones se caracterizan por la pérdida de control sobre la conducta.

Asimismo, generan un grado de tolerancia y dependencia con un consecuente síndrome de abstinencia e impacto negativo. Si percibes que tienes un deseo de ver televisión que te impide desarrollar otras actividades y despegarte de la pantalla, presta especial atención.

Es importante saber que hay ciertas personas que tienen una mayor vulnerabilidad a las conductas adictivas. Los niños y adolescentes son poblaciones que suelen tener adicción a la televisión con mayor frecuencia. Asimismo, las personas con una vida social carente o con diagnósticos de ansiedad y depresión.

¿Cuáles son sus síntomas?

Según un artículo de la Universidad Complutense que estudia las conductas indicadoras de problemas de adicción a las nuevas tecnologías en menores, los síntomas son similares a los de la abstinencia que genera la dependencia de sustancias psicoactivas, establecidas en el “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales” de la Asociación Americana de Psiquiatría.

Estos son los más frecuentes:

Relajación y placer exacerbado al ver televisión.

Sentimiento de nerviosismo o inquietud cuando no se puede ver televisión.

Pensamientos frecuentes y obsesivos sobre algún programa o serie.

Dependencia y necesidad de cada vez ver más para sentirse a gusto.

Reducción del tiempo dedicado a otras actividades por ver televisión.

Sentimiento de imposibilidad de dejar de ver televisión, incluso cuando se ha detectado que se está abusando del consumo.

¿Qué tratamiento existe para la adicción a la televisión?

Una técnica sencilla que permite desarrollar la fuerza de voluntad y la disciplina es establecer tiempos para el consumo de pantallas y dedicar espacios para la desconexión total.

En familia es necesario hacer prevención enseñando a los hijos desde pequeños a tener una actitud crítica frente a los medios de comunicación y las tecnologías de la información. Para ello es preciso inculcar reflexiones sobre la programación y tener cuidado con una identificación demasiado fantasiosa con personajes televisivos.

Crear un estilo de apego seguro que permita a los niños y adolescentes comunicarse de forma abierta con los padres y sentirse a gusto en el hogar es fundamental para prevenir conductas de adicción.

Consejos para superar la adicción a la televisión

Aunque el tratamiento de una adicción requiere del acompañamiento de un psicólogo, existen algunas acciones que puedes empezar a hacer para superar la adicción a la televisión.

1. Identifica otras actividades que disfrutes

Hacer ejercicio, pintar, bailar, tejer, cocinar, la jardinería o leer son algunas opciones que pueden ayudarte a alejar tu mente de la televisión y disfrutar de otros espacios.

2. Práctica la meditación

Una de las mejores técnicas para tener una vida sana y con bienestar es el mindfulness. Este ejercicio mental te ayudará a disfrutar del momento presente y alejar los pensamientos que te llevan a la adicción.

3. Pide colaboración a familiares y amigos

Tener una adicción no debe ser un motivo de vergüenza. Hablar del tema con tu círculo más cercano puede ayudarte a superar la situación. Los espacios de recreación con otras personas y los lazos de amistad fuertes te permitirán desarrollar actividades estimulantes.

No te des por vencido frente a la adicción a la televisión

Cuando hay una adicción es común que las personas sientan que no van a ser capaces de superarla. No obstante, la evidencia demuestra que, con el acompañamiento y tratamiento correcto, es posible acabar con las conductas adictivas.

Dar el primer paso siempre es una acción de valentía. Por lo tanto, si sientes que el consumo de televisión se está saliendo de control y te domina, es momento de pedir ayuda.

Fuente: Mejor con salud