Augusto: un guerrero que se le escapó a la muerte en 1984 y vivió entregado a la TV dominicana

Santo Domingo. RD

En la Navidad de 1984 Augusto Guerrero se le escapó a la muerte cuando, a principios de diciembre de ese año, sufrió un accidente automovilístico en la avenida Bolívar, alrededor de las 3:30 de la madrugada.

La prensa de la época publicaba que tuvo que esperar una ambulancia durante 25 minutos porque muchos transeúntes no se atrevían a auxiliarlo, debido a la complejidad que aún implica llevar un accidentado a un centro de salud. Se lee en las crónicas de ese entonces que un hombre de origen hindú lo auxilió y que fue llevado al hospital Darío Contreras.

Al día siguiente el pueblo dominicano se despertó con la infausta noticia del terrible accidente. La clase artística y gente de la televisión se mostraron conmocionados por el estado de salud de Guerrero, quien había sufrido lesiones muy serias en su pierna izquierda, la que luego tuvo que ser amputada, después de infructuosos intentos de especialistas de la salud, que lo atendieron durante cuatro  meses en el Centro Médico UCE.

Esa experiencia le cambió la vida. Con frecuencia decía en las entrevistas que ofrecía tras su recuperación, que aprendió a vivir con más calma y a disfrutar de lo que tenía a su alrededor.

Años después, otro momento difícil fue cuando un helicóptero en el que volaba junto al promotor Luis Medrano se cayó a tierra mientras grababa entre Tenares y San Francisco de Macorís.

Augusto le hacía honor a su apellido y como un gran guerrero se integró de inmediato a trabajar en la producción de una variedad de programas, sobre todo el emblemático “El Show del Mediodía”, a través de Color Visión. 

Cuando tenía que defender su trabajo como productor y el de la empresa Televisa, de la que formaba parte, Augusto lo hacía con energía y no vacilaba en cantarles “tres verdades” a quienes osaban criticarle.

Sabía recordarle a la prensa los aportes y la diversidad de programas que Televisa producía y que dieron vida a la televisión dominicana.  Esa empresa la preside su amigo y socio José Augusto Thomen.

Además de “El Show del Mediodía”, Televisa regenteaba “Otra vez con Yaqui”, “Cuentos y Cantos”, “Hapy Hours”, “Friendo y Comiendo”, “Televisa en los Deportes”, “Nohe y Día”, “Los años dorados del Show del Mediodía” y otros tantos que fueron pioneros en la programación local.

+ Promotor musical

Guerrero fue ente vital para la difusión de la música y la cultura dominicana, cultivando amistades con artistas locales y extranjeros, entre quienes se cuenta a Raphael de España, quien es el padrino de su hijo Tuto.

También figuraban José José, Alberto Cortez y Marco Antonio Muñiz, Pablo Milanés, Amauri Pérez, Luis Carbonell, Barbarito Diez, Consuelito Vidal y Silvio Rodríguez.

“A  todos mis amigos los quiero, creo que el valor de la amistad es la fidelidad a ésta. Tengo un sentido de la amistad y lo he comprobado con Yaqui (1939-2014), voy donde él cada cierto tiempo y me pongo a beber vino con él y le hablo, aunque él no me pueda hablar”, recordaba antes de que su amigo falleciera en 2014..

Nunca tuvo miedo a la competencia, sobre todo, a los espacios que surgieron para enfrentar “El Show del Mediodía”, como “Fiesta” de Teleantillas y los espacios meridianos que surgieron en otros canales. 

Ante la llamada “Guerra de la papeleta”, en 1985, cuando una entidad bancaria invirtió en Rahintel y conquistó a talentos del Show, Augusto siempre salió al frente a hacer valer su trabajo y el de todos los que laboraban en los programas de Televisa.

También se caracterizó por ser una persona muy sensible, cualidad que siempre destacaron en las diversas entrevistas en los periódicos.

Con su muerte, el martes, a la edad de 76 años, se queda la memoria de un hombre querido y admirado por la clase artística que descollaba en los 80, aún más respetado por sus aportes como uno de los hacedores más prolíficos de la TV.

+ Inició en el Listín Diario

Sus primeros contactos con los medios de comunicación sucedieron en el periódico LISTÍN DIARIO, en donde entró a trabajar, primero como corrector de prueba y luego como corrector de estilo.

“Me dieron trabajo en la redacción como corrector, primero de prueba, y después de estilo. Luego escribía varios artículos y fui escalando, le corregía el suplemento del Listín Diario a Marianne de Tolentino y dentro de éste tenía una página donde les hacía entrevistas a los artistas. En el Listín duré nueve años, allí trabajé con los mejores periodistas de este país, hasta que llegué a ser el asistente de don Rafael Herrera. Además, fui de los fundadores del periódico Última Hora”.

Augusto venía de no concluir dos carreras universitarias. Primero estudió arquitectura durante 5 años  en la Universidad Pedro Henríquez Ureña, Unphu. Luego se fue a estudiar el origen de la arquitectura moderna en Italia, Francia y España, la que tampoco concluyó. Es así que cuando llega al país decide trabajar y le solicita un empleo a Moisés Pellerano, que era primo de su madre y uno de los dueños del Listín Diario.

+ Su llegada a la TV

Trabajando en el Listín escribió un artículo en el que daba cuenta que Freddy Beras Goico le entregaba una medalla al papa Pablo VI. Es por este escrito que Beras Goico lo invita a ser parte de su equipo para que trabajara en “El Gordo de la Semana”, en 1973, cuando éste iniciaba por Radio Televisión Dominicana.

Freddy además producía los espacios “El tres por tres” y “La alegría del país”. Allí comenzó a trabajar con Carlos Bass, de quien aprendió a ser organizado en la televisión.

Para la época José Augusto Thomén adquirió “El show del Mediodía” y Yaqui Núñez lo llamó para que fuera su asistente junto a Ramoncito Frías. Este espacio comenzaba a transmitirse por Color Visión, en 1975.

Guerrero aprendió la mayoría de los oficios en la televisión desde hacer escenografía, camarógrafo, asistente de productor, hasta que se convirtió en uno de los productores de mayor conocimiento de la televisión dominicana, realizando exitosos espacios como “El Show del Mediodía”,  “Otra vez con Yaqui”, “Cuentos y Cantos” y “Los años dorados de El Show del Mediodía”.

+ Su niñez

El padre de Augusto fue funcionario del Royal Bank of Canada. A pesar de pertenecer a una clase media alta, creció en Ciudad Nueva, clásico sector de Santo Domingo. Sus amigos fueron los muchachos del barrio con los que creció jugando pelota, estando a punto de ser un profesional del béisbol. Llegó a practicar con las Estrellas Orientales.

La muerte de su hermanito, cuando Augusto tenía 7 años, llevó a sus padres a protegerlo en demasía. La familia de Augusto estuvo compuesta, además de sus padres, por sus dos  hermanas Ivonne e Ivelisse, y su hermano mayor Pericles, que era hermano de padre.  

“Hice la primaria en el colegio San José. Luego pasé al Colegio Santo Tomás y después al Liceo Dominicano, de ahí pasé a la UNPHU donde soy fundador. Estudié arquitectura por cinco años”, recordó en una de las entrevistas.

Augusto Guerrero tuvo cinco hijos, William, Augusto (Tuto), Mariel, Carlos y Amiée. 

 



Gracias a link

A %d blogueros les gusta esto: