Brangelina: Una batalla legal inconclusa

La famosa actriz Angelina Jolie continúa denunciado a su exmarido, Brad Pitt, por abuso infantil para conseguir la custodia de sus seis hijos.

María EstévezTomado de ABCLos Ángeles, California

 Angelina Jolie (45 años) mantiene su guerra judicial con Brad Pitt(57) y, de nuevo, ha denun­ciado a su exmarido por abuso do­méstico. Pitt y Jolie fueron la pare­ja más glamurosa de Hollywood. Su relación comenzó a escondidas en los descansos del rodaje de ‘Se­ñor y la Señora Smith’, sus arruma­cos fueron la comidilla del equipo de la película hasta que el rumor se hizo realidad de la forma más hollywoodense posible y revela­ron su idilio en la última escena del filme. Pitt engañó a su enton­ces esposa Jennifer Aniston (52) con Jolie y el mundo sufrió al ver el corazón roto de la actriz favori­ta de ‘Friends’. La prensa sensacio­nalista se alimentó de los viajes de Pitt y Jolie por el mundo, de su afi­ción por adoptar niños en Asia y en África, creando mentideros inter­nacionales donde de lo único que se hablaba era de ellos y de sus seis hijos: Maddox (19), Pax (17), Za­hara (16), Shiloh (14) y los geme­los Knox y Vivienne (12). Mucha de esa opinión publica, que se decanta a favor de Jolie, pide ahora acabar con Brad Pitt.

Pitt y Jolie pasaron doce años jun­tos y su fama creció hasta convertir a Jolie en embajadora de la ONU mien­tras Pitt continuó consiguiendo pape­les codiciados en todo tipo de géneros cinematográficos. Sin embargo, tras la cortina de humo de la fama, la fa­milia se desintegraba. En septiembre del 2016, de forma repentina, Pitt y

Jolie anunciaron su separación. Fue entonces cuando comenzaron a circular historias que situaban a Pitt como un hombre violento y alcoholizado. Informaciones que surgieron a raíz de un viaje en un avión privado que terminó con una agresión por parte del actor a su hi­jo mayor, Maddox, lo que llevó al FBI y a los servicios infantiles de Estados Unidos a abrir una inves­tigación sobre el comportamiento de Brad. Unas diligencias de las que salió indemne por falta de pruebas.

Desde entonces Jolie no ha deja­do de luchar por demostrar esos abu­sos y así hacerse con la custodia de sus hijos. Pitt, que no quiere ver a los ni­ños volando por el mundo en las mi­siones de la actriz, se niega a dejarles salir de Los Ángeles, y sus egos, labra­dos durante años frente a la opinión pública, parecen ser el principal moti­vo de su enfrentamiento. Jolie, que ha cambiado en cinco ocasiones de abo­gados, acaba de denunciar a su exma­rido con la intención de ‘probar ’ la su­puesta violencia de Pitt.

El testimonio de Maddox
El 12 de marzo, Jolie presentó una nueva demanda contra él donde afirma que tanto ella como sus hijos estarían dispuestos a ofrecer «prue­bas y testimonios del abuso de Pitt». El hijo mayor, Maddox Jolie-Pitt ha testificado contra su padre en este nuevo episodio por la custodia de sus hermanos. «Maddox ya ha prestado testimonio como adul­to en la disputa de custodia en curso y no ha sido muy halaga­dor para Brad. Él ha dejado de utilizar el apellido Pitt en sus do­cumentos y en su lugar usa Jolie. Maddox quiere cambiar legal­mente su apellido a Jolie, aun­que Angelina ha dicho que pre­fiere que no lo haga», cuenta una fuente cercana a la expareja.

Jolie ha presentado nuevos do­cumentos donde acusa a Pitt de violencia doméstica. Estaría dis­puesta a sentar en el juicio a sus otros hijos, todos menores, para ganar su batalla. Estos testimonios podrían cambiar la sentencia de noviembre del 2016, de la que Pitt fue absuelto de un presunto abuso infantil. Por entonces, el Departa­mento de Servicios para Familias del Condado de Los Ángeles entre­vistó al actor, a Jolie y sus seis hi­jos. «El caso permaneció abierto por precaución porque el departa­mento se tomó el asunto en serio, y en los casi dos años de visitas moni­toreadas no hubo un solo caso que incitará a considerar su abuso ni que disparara las alarmas», afirman desde el entorno de Pitt.

Una fuente cercana al actor clasifi­có la nueva demanda de Jolie como un intento de venganza: «Durante los últimos cuatro años y medio, to­das las afirmaciones hechas por An­gelina han sido revisadas y no co­rroboradas por las autoridades. Los niños han sido utilizados por ella pa­ra hacer daño a Brad y esta denun­cia vuelve a demostrar ese comporta­miento. Lo único que busca es hacerle daño a Brad».

La estrella de Maléfica solicitó el divorcio en septiembre del 2016, tras dos años de matrimonio, pero no lo firmó hasta abril del 2019. Pitt pasó las navidades con Shiloh y los gemelos Knox y Vivienne, pero no parece tener relación con sus otros retoños. De hecho, Pitt y Maddox no se ven ni se hablan, es una relación inexistente y parece que tampoco habla con Pax.

Sin acuerdo de custodia de los hijos que comparten, Jolie y Pitt coordinan los horarios de los ni­ños utilizando la aplicación Our Family Wizard para dejar testimo­nio ante el juez que están dispues­tos a ejercer con rigor la parte de su custodia. El pasado mes de sep­tiembre Pitt pidió «la custodia físi­ca y legal al cincuenta por ciento de los niños», por eso pudo pa­sar el día de Navidad con los tres pequeños, pero el plan inicial de juntarse todos saltó por los aires como consecuencia de sus egos.

Jolie reflexionó sobre su tu­multuoso divorcio en la edición británica de ‘Vogue’. «Ha sido muy difícil. Me he concentrado en sanar a mi familia. Volvemos a ser los que éramos lentamen­te, el hielo se derrite y la san­gre regresa al cuerpo», admitió. Metáforas aparte, la estrella es­tá empeñada en sacar a Pitt de su vida y la de sus hijos y gran parte de la disputa gira en tor­no al aparente deseo de ella de mudarse al extranjero con ellos, lo que complicaría una división de la custodia y el deseo de Pitt de que los niños permanezcan en Estados Unidos.

El juicio del año comienza con la llegada de la primavera, cuan­do por fin un juez pondrá punto final a esta saga digna de ser lle­vada a la ficción. Antes de senten­ciar a Brad Pitt escuchemos el fa­llo del juez.