Culpo a la Covid-19 del fin del primer beso en las citas

Por José García

Aunque lo ideal sería llegar a casa después de una primera cita con el pulso acelerado o la cabeza repasando detalles como la forma de sus ojos, no en todas las primeras citas hay química. Pero cuando la hay, el momento que rodea acercarse por primera vez -casi hasta el punto en el que los labios están a punto de tocarse-, es uno de los más memorables. Para bien o para mal, claro. El primer beso no es solo una interacción física, es un paso decisivo antes del momento de la despedida. Dejarse rodear por un beso no es solo buscar el roce de una lengua en la boca invitada. Es prestarle atención a los detalles que acompañan el momento. Pero el coronavirus ha robado un sinfín de primeros besos (también de segundos y de terceros). El contagio del coronavirus se da por transmisión de fluidos de la nariz boca y ojos y hasta el momento no se ha conocido su relación con la transmisión sexual. Sin embargo, durante las relaciones sexuales se dan caricias y besos, los que si podrían transmitir el virus, en el caso de que una de las personas tenga el coronavirus. En la misma línea, la médico internista de SANNA Centro Clínico La Molina Patricia Callapiña afirma que pese a que no se ha demostrado este tipo de transmisión, “se han aislado pequeñas cantidades de virus en la orina y las heces, por lo que es bastante probable que esté en otros fluidos corporales como el semen, aunque la cantidad de los virus es mucho menor que en las secreciones respiratorias y la saliva”. Y así como nos ha arrebatado la oportunidad de dejarnos llevar como nos gustaría, tenemos la suerte de que no se ha llevado el romance por el camino.

A %d blogueros les gusta esto: