“Firestarter”, entre los estrenos, un remake cinematográfico que llena la pantalla de terror

Después de que “It” se convirtiera en un auténtico acontecimiento en la taquilla mundial, el interés por otras adaptaciones de las obras de Stephen King fue grande. Todos los estudios buscaban material adecuado para aprovechar la redescubierta popularidad del maestro del terror.

En el proceso, se abordó de nuevo una u otra obra que ya había sido filmada. El remake de la serie “The Stand” y “Pet Cementery” ya están en la calle.

Una nueva versión de “Salem’s Lot” está prevista para el otoño. Mientras tanto, los fans ya pueden ver “Firestarter”, basada en la novela que King publicó en 1980.

Esta es también una segunda adaptación cinematográfica. Algunos conocerán la historia a través de la adaptación cinematográfica lanzada en 1984 con  el mismo titulo.

Un remake incluso tenía sentido en este caso. Más que otras historias de King, ésta se sostiene y cae con la realización. Y aquí es donde las cosas fueron mal en 1984.

Los efectos especiales de “Firestarter” eran muy mediocres y todo parecía una película de serie B.

Por supuesto, unas décadas más tarde, la historia tenía posibilidades completamente diferentes. Incluso, entonces el entusiasmo era limitado.

Aunque el presupuesto de 12 millones de dólares era mayor y la película estaba protagonizada por Drew Barrymore, que se había convertido en una estrella con “E.T., El Extraterrestre”, la película fracasó en los cines.

Otras adaptaciones cinematográficas anteriores de King también sufrieron las limitaciones de la tecnología de la época. Pero mientras que la versión televisiva de “It”, por ejemplo, goza de un estatus de culto, entre otras cosas gracias a Tim Curry, los sentimientos de nostalgia hacia Firestarter son limitados. Era demasiado aburrido para eso.

Durante años, Andy (Zac Efron) y Vicky McGee (Sydney Lemmon) han llevado una vida apartada.

En casa no hay Internet ni teléfonos inteligentes, para disgusto de su hija Charlie (Ryan Kiera Armstrong), que siempre es una intrusa.

Los dos tienen buenas razones para minimizar el contacto con el mundo exterior, después de todo tienen habilidades especiales que nadie puede conocer. Pero el tiempo del idilio aislado se acaba cuando, como se temía, Charlie desarrolla poderes especiales propios y no puede controlarlos. Mientras la familia busca la forma de afrontar la difícil situación, John Rainbird (Michael Greyeyes) les pisa los talones desde hace tiempo…

Así que había mucho margen de mejora. Además, se incorporaron al proyecto algunas personas ilustres.

El director Keith Thomas, por ejemplo, demostró en La Vigilia que sabe cómo crear una bella atmósfera de terror.

Zac Efron es una auténtica estrella de Hollywood que, tras “Extremadamente cruel, malvado y perverso”, vuelve a demostrar que quiere romper con su imagen de “High School Musical-Beautiful”.

La banda sonora, por su parte, viene de la mano de la leyenda John Carpenter, de su hijo Cody Carpenter y de Daniel Davies, que la última vez que proporcionó al público sonidos atmosféricos de sintetizador fue en Halloween Kills.

“Firestarter” también fue producida por Jason Blum, que se ha convertido en sinónimo del cine de terror moderno como ningún otro. En conjunto, había mucho que esperar.

El resultado es bastante aleccionador, la película no es un desastre como se temía últimamente, pero cuando una película no se muestra a la prensa con antelación y no hay ninguna crítica al principio, es una muy mala señal. No será tan malo aquí. Pero tampoco resultó ser el punto álgido de terror que se esperaba.

Sin embargo, hay cosas positivas que se pueden decir de la película. Los efectos especiales son, como se esperaba, una clara mejora.

La música de fondo es bastante agradable, suponiendo que tengas debilidad por esos sonidos retro. La actuación es bastante sólida.

Un ligero cambio en la estructura narrativa respecto a 1984 proporciona un ligero factor de misterio al principio, cuando no sabes de qué va todo.

Sin embargo, la película no puede cumplir las expectativas originales. Tras una apertura todavía bastante exitosa, la curva de suspense se va aplanando cada vez más.

Aunque la familia es perseguida en todo momento y Michael Greyeyes (Wild Indian) tiene un aspecto enfáticamente amenazador, los nervios apenas se ven afectados. Y el aspecto trágico, que sin duda tiene Firestarter, nunca llega a serlo.

Parte de esto se debe, sin duda, al original de King, que en sí mismo no tiene la historia más emocionante que contar.

Sin embargo, se podría haber sacado más partido. Incluso en el final, cuando todo se desmadra, el thriller de terror sigue siendo tibio.



Gracias a link

A %d blogueros les gusta esto: