La hija de Beyoncé ofrece 80.000 dólares por unos pendientes en una subasta

No es ninguna novedad que la hija mayor de Beyoncé y Jay Z les acompañe en ciertos eventos importantes como los Grammy o los premios BET Awards. La niña de 10 años nunca se ha mostrado especialmente abrumada por la presencia de cámaras en la alfombra roja y con el tiempo ha acabado por moverse como pez en el agua en este tipo de situaciones.

El sábado por la noche Blue Ivy acudió con sus padres a la gala benéfica Wearable Art que organiza cada año en Los Ángeles la asociación WACO Theater Center que fundó y dirige su abuela Tina Knowles-Lawson. Se trataba de una noche muy especial para toda la familia y ella no estaba por la labor de quedarse en un segundo plano.

Aprovechando que su madre y su abuela la habían dejado sola para subir al escenario y dirigir la subasta, la primogénita de Beyoncé comenzó a levantar su paleta para pujar por un par de pendientes de diamantes de Lorraine Schwartz y llegó a ofrecer más de 80.000 dólares. Lo más irónico es que las joyas habían pertenecido anteriormente a la propia Beyoncé, pero se ve que a Blue no le hacía ninguna gracia que fueran a parar a manos de un desconocido. Al final acabó perdiendo ante Monique Rodríguez, fundadora de Mielle Organics, que hizo la oferta ganadora con 105.000 dólares

Esta no es la primera vez que Blue Ivy se convierte en la protagonista inesperada de la velada. En 2019 causó un gran revuelo en esa misma gala cuando con solo seis años pujó 19.000 dólares por un cuadro acrílico de un joven Sidney Poitier. En aquella ocasión se enfrentó al productor Tyler Perry, que no sabía que estaba pujando contra una niña pequeña.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: