«Palito de Coco» y el «racismo» en la pelota encienden el debate

El debate sobre lo que algunos califican de «racismo» en la pelota invernal dominicana se caldea en las redes tras el episodio de Orlando Calixte y la canción «Palito de Coco».

El debate se inflamó con el pronunciamiento de la Federación Nacional de Peloteros Profesionales de la República Dominicana (FENAPEPRO). El gremio rechazó de manera enérgica «el acto de racismo y xenofobia» hacia al jugador Orlando Calixte, a quien le colocaron la canción de “Palito De Coco” en el partido entre Águilas Cibaeñas y Tigres del Licey en el Estadio Quisqueya Juan Marichal, donde el último era el equipo de casa (Home Club).

A través de un comunicado, la federación de peloteros expresó que «este tipo de comportamientos, lamentables y desafortunados, no pueden tener espacio en el béisbol ni en la sociedad en general».

«El béisbol, como deporte de todos los dominicanos, está llamado a ser un ejemplo de transmisión de valores y sana convivencia. Estamos confiados de que LIDOM a través de sus organismos competentes realizará las investigaciones de lugar. Esto, con el objetivo de sancionar a los responsables y que este tipo de expresiones no se vuelvan repetir», señaló la Federación Nacional de Peloteros Profesionales a través de sus redes sociales.

A este pronunciamiento sobre el episodio de Orlando Calixte y la canción «Palito de Coco» se sumó además la declaración particular del ex pelotero Luis Polonia, quien cargó en contra de lo ocurrido.

«Lo que pasó en el Estadio Quisqueya son cosas que no se pueden tolerar. Cuando nuestro jugador Orlando Calixte estaba bateando le pusieron la canción de «Palito de coco» (…) es una verguenza», sentenció Polonia.

¿Qué dijo la gerencia de las Águilas?

El cuerpo directivo de las Águilas Cibaeñas se pronunció en defensa de Calixte y avaló la postura de la FENAPEPRO.

En el programa radial Mañana Deportiva, que se difunde de 7 a 9 de la mañana por CDN Radio, Ángel Ovalles, gerente general de las Águilas, señaló. “Es condenable y además de mal gusto para el dugout de las Águilas. Es extraño escuchar que cuando un bateador contrario va a la caja a agotar un turno le pongan una música. Sentí la reacción del dugout nuestro. Tuve que calmarlos a todos en ese momento porque se armó una pequeña revuelta, todos sus compañeros estaban molestos. Lo sintieron como bullying”, agregó.

Por su parte, el presidente de las Águilas, Víctor García Sued, señaló que en lo sucedido con Calixte es la Lidom la que debe tomar las medida de rigor.

“Hay emociones que te llevan a cometer errores. Nosotros los perdonamos y esperamos que la fanaticada de las Águilas comprenda y se una apoyando a Orlando Calixte. Entiendo que es la Lidom la que debe fijar una posición al respecto” , dijo el alto ejecutivo.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: