CON LOS CAMPEONES – Jonrones para terminar un partido

Los dominicanos Albert Pujols, David Ortiz y Sammy Sosa figuran entre los líderes de todos los tiempos en total de Walk-Off Home Runs (jonrones para terminar un juego). Ellos pertenecen al exclusivo círculo de 17 jugadores que han conectado cifras dobles de cuadrangulares con estas características. Este es el listado histórico: Jim Thome: 13; Babe Ruth, Jimmy Fox, Stan Musial, Mickey Mantle, Frank Robinson y Albert Pujols: 12; Tony Pérez, David Ortiz y Ryan Zimmerman: 11 y Dick Allen, Harold Baines, Barry Bonds, Adam Dunn, Jason Giambi, Reggie Jackson, Mike Schmidt y Sammy Sosa: 10. Pujols estuvo a punto de igualar la marca de Thome el pasado año, pero fue víctima de una extraordinaria jugada del jardinero izquierdo de los Gigantes, Mike Tauchman, en un partido celebrado el 28 de mayo, en el Dodgers Stadium. Con el partido igualado a dos carreras en el noveno episodio y en conteo de 1-2 frente al relevista Tyler Rogers, Pujols conectó un batazo que fue atrapado por Tauchman dando un salto sobre la pared. Del grupo de mayores productores de Walk-Off HR de la historia, Ortiz disparó dos en postemporada y Mantle, uno, mientras que Musial lo hizo en un juego de estrellas. David produjo sus dos cuadrangulares para concluir un juego en los playoffs de 2004. El primero fue en el juego 3 de la Serie Divisional de la Liga Americana entre Boston y Anaheim, en el Fenway Park. El partido estaba empatado a 6 vueltas y con dos outs en el décimo inning, entró a lanzar el zurdo Jarrod Washburn y a su primer pitcheo, el Big Papi bateó jonrón de dos carreras que terminó el desafío y la serie, ganada 3-0 por los Medias Rojas. Nueve días después, el 17 de octubre, Ortiz reeditó la proeza en la décima entrada del cuarto juego de la Serie de Campeonato, ante el zurdo Paul Quantrill, de los Yankees, con la pizarra 4-4, dos outs, un corredor en circulación y conteo en 2-1. Fue la primera victoria de Boston, que estaba debajo 0-3 en la serie, en su histórica remontada ante el conjunto neoyorquino. Al día siguiente, Ortiz conectó un sencillo en la decimocuarta entrada para decidir el juego, siendo posteriormente nombrado Jugador Más Valioso de la serie. Ese fue el año en que Boston rompió la Maldición del Bambino y ganó su primera Serie Mundial en 86 años.

}); fbq('track', 'PageView');

}); fbq('track', 'PageView');

(function (d, s, id) { var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if (d.getElementById(id)) { return; } js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = "https://connect.facebook.net/en_US/sdk.js"; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs); }(document, 'script', 'facebook-jssdk'));



Tomado de link

A %d blogueros les gusta esto: