Encontronazo entre Joan Jordán y Messi, el argentino se revuelve… ¡y amarilla para el sevillista!

El centrocampista del Sevilla tuvo sus más y sus menos con el ’10’ azulgrana después de una jugada en la que Messi le tiró un caño. Jordán trató de perder tiempo reteniendo el balón y en un forcejeo con el argentino para recuperarlo se llevó un pequeño golpe en la cara. El colegiado sólo sancionó al sevillista.

Los focos del fútbol deslumbran demasiado. Apuntan en una dirección. Al número 10 habitualmente, dorsal que han llevado las estrellas más luminosas de este deporte. Cuando uno era pequeño, o los que ahora tienen la suerte de serlo, preocupados únicamente en si hoy toca fruta o dulce para desayunar en el cole, siempre se quería pedir el que hacia los goles. Recuerdo que Bergkamp o Batistuta eran de los más llamativos en esos veranos de Mundial. Quien no quiere ser Messi; o Mbappé, o ahora Haaland… Los habrá más raros (acercándose quizás a esa adolescencia donde se le coge el aire al juego) que deseen ese descaro y la facilidad para hacer sencillo lo que realmente es un mundo que tiene el sevillista Koundé.

Y los hay como servidor, ya con pelos rojizos en la barba, al que los centrocampistas le vuelven loco. Son la brújula del equipo. El alfa y el omega. El que decide a qué se juega, cuándo y cómo. Los focos van para otro lado. Al gol. Tampoco pasa nada.

A %d blogueros les gusta esto: