FRANCISCO PEÑA : EN UNA SERIE FUERA DE SERIE

FRANCISCO PEÑA: UN AGUILUCHO SUBESTIMADO, CON VALOR E IMPORTANCIA.

Por Elwin Peña “EL Súper Profe”

Vivir bajo la sombra de ser hijo del mejor receptor en la República Dominicana ha sido parte de la historia del menor de los hijos del Gran Tony Peña y que durante 13 temporadas ha accionado en la LIDOM con el equipo de su padre, Águilas Cibaeñas.

El muy subestimado receptor ha mostrado su eficiencia en el manejo de lanzadores y su defensa con 4 mascotines dorados, 3 de ellos consecutivos, lo que certifica el título del mejor receptor de la Liga en materia de defensa.

Pero Francisco ha sido oportuno en su carrera con el Madero y ya ha conectado 22 HR en la fase regular en su carrera y 7 en post temporada, pero en esta ocasión, sobresale con un sólido 750 de promedio (6/8) y mantiene al equipo de Águilas Cibaeñas en la pelea con su juego intenso y de fundamento durante toda la serie.

El veterano de esta liga, conoce detalles importantes de la misma y es motor dentro del equipo de Águilas Cibaeñas.

“EL crédito es primero de Dios y luego de mi papá por los concejos, lo que me ha permitido aprender con el tiempo el juego en esta liga e ir subiendo de nivel” dijo un humilde Francisco Peña al ser abordado por el Comunicador Yan cen Pujols en una entrevista virtual.

Con la serie 1-2, el nombre de Francisco suena en la voz de los fanáticos de Gigantes y Águilas, en Gigantes para temer y en Águilas para ponderae su maravillosa labor en la serie.

Muchos han criticado durante años su estadía en el equipo, menospreciando su trabajo, pero los que conocen el juego saben que en esta liga, el hijo de Tony no es segundo de nadie, en una posición donde la principal exigencia es la defensa, Francisco tiene la mejor en la Liga, sumado a su herencia paterna de buen manejador de lanzadores lo que debe ser resaltado.

Francisco fue firmado por los Mets de New York y acaba de firmar contrato de liga menor con los Atléticos de Oakland. Ha laborado para Kansas , Baltimore Y San Luis en el béisbol grande y ha sido compañero de receptores de la talla de Yadier Molina, Salvador Pérez Wellington Castillo y Matt Wieters lo que ha ayudado más en su desarrollo. Pero el verdadero maestro ha estado a su lado desde su niñez, de quien aprendió los grandes detalles y que se evidencian en su sapiencia mostrada en el terreno de juego, su padre.

Peña fue parte del equipo campeón Dominicano en el clásico mundial de beisbol 2013, dirigido por su padre y participa constantemente como refuerzo en las series del Caribe, por su ponderación como buen receptor.

FRANCISCO EN UNA GRAN SERIE

El máscara amarillo reconoce la difícil situación del equipo, pero confía en que el mismo sabe jugar en momentos apremiantes. En cuanto a su bateo en la serie, lo atribuye a la motivación de una corona más con el equipo y el apoyo de compañeros y entrenadores que colaboran con la mejora de su bateo.

En una serie inédita, Francisco ha sido el foco de mayor brillo en Águilas Cibaeñas, con batazos oportunos y aportando el poder que ha hecho falta durante toda la temporada al conjunto. Ha bateado 2 HR y tiene un exagerado 85.5 RC27 en la serie, estadística de Nueva generación que se refiere a la creación de carreras por cada 27 outs. Su OBP es de 860, SLG de 1,625 y un OPS de 2425.

Ya los aportes del jugador de posición dos, son bastantes, tanto que los escasos fanáticos que frecuentan el estadio le corean: MVP.

“Tenemos que ganar, es la meta”, dice un consagrado Francisco Peña, entregado en cuerpo y alma a la causa que aplaudió como niño y que ahora vive como adulto.

“Viví grandes momentos en el club house, asistiendo al estadio con mi padre, compartí y lloré éxitos junto a mi hermano, quien permanece en el equipo como asistente de Felix y ahora vamos por la 22, porque no queda duda de que Las Águilas son las Águilas”.

A %d blogueros les gusta esto: