REPORTAJE – Henry Urrutia: Su relación con Dominicana va más allá del béisbol

PEDRO G. BRICEÑO

En el 2011, Henry Urrutia conoció a su llegada a Dominicana lo que es ser una persona libre, una década después, en la misma nación, se reencontró con su carrera y agregó un ingrediente más, probó el champagne de ser un campeón.   

Como decenas de inmigrantes cubanos había arribado al país por Puerto Plata, en una de esas maltrechas embarcaciones, en busca de continuar su desarrollo en el béisbol y alcanzar una firma para el profesionalismo. En su caso, finalmente la consiguió con los Orioles en el 2013.   

Había llegado a Dominicana con magníficas credenciales, cuatro campañas seguidas superando la marca aristocrática, la última con un robusto .397 (305-121) actuando para los Leñadores de las Tunas en el béisbol de Cuba.   

“Le debo mucho a Dominicana, aquí encontré la libertad, fui uno de muchos cubanos que lo arriesgaron todo, hasta la vida en busca de alcanzar un porvenir y tras llegar a salvo, aquí me acogieron como a muchos de mis compatriotas”, expresó Urrutia  durante las prácticas de los Gigantes previo al choque del pasado lunes.   

 “Mi gran sueño era firmar, en Dominicana estaban instaladas todas las franquicias de Grandes Ligas y  recuerdo que en aquellos días me ayudó mucho Yoenis Céspedes. Desde entonces, ya tu sabes todo lo que ha pasado, por eso es que siento un amor especial por esta nación, con la que he mantenido un gran vínculo”, sostiene.   

Agrega que permanecer en el país le ayudó a desarrollarse como pelotero y consiguió su firma para el profesionalismo con Baltimore, equipo con el cual en el mismo primer año promedió un robusto .347 (314-109), actuando de inmediato entre Doble A y Triple A.   

  Segunda experiencia con los Gigantes   

  Para Urrutia resulta una gran bendición el retornar y vestir por segunda vez la camiseta de los Nordestanos. “Estoy super contento de volver a reunirme con los muchachos, me encantó mucho el jugar aquí y más aún de la forma en que nos compenetramos”, resalta el cubano de 35 años, nativo de las Tunas, en Cuba.   

“Me dieron la oportunidad de jugar otra vez y esto lo agradezco en grande, integramos un muy buen grupo, sin egos, una gran combinación de peloteros de Grandes Ligas y prospectos, nos comportamos como una verdadera familia”, sostuvo.   

  La sorpresa de su llegada   

Cuando Urrutia arribó el año pasado, por primera vez, al camerino de los Gigantes y observó de un extremo a otro a jugadores del status de Marcell Ozuna, Hansel Alberto, Kelvin Gutiérrez, José Sirí, Juan Francisco entre otros.   

“Cuando vi a todos esos muchachos me pregunte y que hago yo aquí, y donde será que voy a jugar, para que fue que me trajeron”, sostuvo.   

Pero, esto solo se convirtió en una gran motivación para el cubano, quien desde que llegó se convirtió en uno de los principales peloteros en la regular en la que bateó para un robusto .340 (53-18) con cuatro jonrones y 14 empujadas. En el  Round Robin su promedio fue de .388 (49-19) con tres vuelacercas y una docena de producidas y en la final su average fue de .235.    

Refuerzos en camino  

Aunque no integra el equipo de operaciones de los Gigantes, Urrutia ya está enterado de que jugadores como Ozuna, Sirí, Gutiérrez, Hansel Alberto y Luis Liberato ya se encuentran en el camino de integrarse al plantel escarlata.  

“Cuando lleguen estos jugadores las cosas serán superbas aquí y seremos un equipo mucho más duro de roer”, señaló.  

El cubano está más que esperanzado de que la situación en el equipo será idéntica a como ocurrió en la estación pasada en la que al final lograron la corona.

}); fbq('track', 'PageView');

}); fbq('track', 'PageView');

(function (d, s, id) { var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if (d.getElementById(id)) { return; } js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = "https://connect.facebook.net/en_US/sdk.js"; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs); }(document, 'script', 'facebook-jssdk'));



Tomado de link

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: