Rumbo al juego de Estrellas: Ted Williams la mejor actuación para un bateador en el All-stars.

Ted Williams una proeza con el madero.

TED WILLIAMS EN JUEGO DE ESTRELLAS DE 1946: LA MEJOR ACTUACIÓN PARA UN BATEADOR.

Por Elwin Peña “El Súper Profe”

En 1946, después de venir de la Segunda Guerra Mundial (1945) y tres años de inactividad reaparece Teodoro Samuel Williams “The Kid” en un partido de las estrellas, para poner en las páginas de la historia el mejor partido ofensivo para jugador alguno en la historia del espectáculo de mediados de temporada.

Ted es convocado por cuarta ocasión en su carrera para disputar el Juego de Las Estrellas en el Fenway Park. Como tercero en el orden de bateo y jardinero izquierdo, el nativo de San Diego, aperturó por los Astros de la Liga Americana.

Recibió boleto en su primer turno con Claude Passeau en el montículo y en su siguiente turno, en la cuarta entrada, conectó cuadrangular con uno a bordo ante el lanzador Kirby Higbe para dar ventaja de 2-0 a la Liga Americana. En la baja de la quinta, Williams conecta indiscutible remolcador de dos vueltas más ante el mismo lanzador para ampliar la ventaja de la Liga Americana 5-0. Su cuarta aparición en el partido es en la séptima entrada es un infield hit ante los envíos de Ewell Blackwell y dejaría su segundo cuadrangulares del partido ante el lanzador Rip Sewell para el octavo.

Sus dos cuadrangulares en un partido es marca del evento, compartiendo la proeza con Al Rosen (1954), Willy McCovey (1969), Arky Vaughan (1941) y Gary Carter (1981). Sus 5 remolcadas en un encuentro son la mayor cantidad en el evento, igualada en 1954 por Al Rosen, inicialsita de los Indios de Cleveland.

Williams terminó bateando de 4-4 con 5 remolques y dos cuadrangulares, ambos son los máximos totales en un partido y llegando a bases en sus 5 oportunidades. Es importante recordar que el premio MVP en este evento fue oficial en 1962, cuando Maury Wills lo obtuvo.

Williams terminó asistiendo a 19 partidos de las estrellas en la Liga, todos con el uniforme de los Medias Rojas, único equipo para el que militó como deportista.

El galardón fue mayor al final de temporada cuando logró el premio de Jugador Más valiosa con un promedio de 342, un OBP de 497, 667 de SLG, 1,164 de OBP, 343 Bases Alcanzadas, 38 HR, 142 anotadas, 123 remolques y 156 boletos recibidos, 29 de ellos de manera intencional, en 150 partidos.

Sin duda un jugador excepcional que nunca diferenció el bate del fusil y como si fuera el mismo instrumento, logró sembrar el terror en el terreno con su bateo asesino.

A %d blogueros les gusta esto: