Video: Mira como se le rompe un pie a Connor Mcgregor en plena pelea

Conor McGregor y Dustin Poirier volvieron a verse las caras en el octogonal de la UFC, pero el desenlace lejos estuvo de ser el imaginado. El irlandés sufrió una impactante lesión en su tobillo izquierdo en el cierre del primer round y no pudo continuar con la pelea.

Así, el estadounidense de 32 años se quedó con la victoria ante 20.000 espectadores en el Arena T-Mobile de Las Vegas, donde se encontraban el ex presidente norteamericano Donald Trump y el cantante canadiense Justin Bieber, entre otras celebridades.

La pelea, que cerraba la trilogía de combates, arrancó con ‘The Notorious’ tomando la iniciativa con una serie de golpes, aunque fueron los de Poirier los que causaron más daño.

Tras un largo tramo de agarres en la lona, McGregor logró ponerse de pie, sin saber que sería el principio de su fin. A segundos de finalizar el primer asalto, el estadounidense retomó sus ataques obligando a su rival al retroceso.

Fue entonces cuando, en un mal movimiento, el irlandés torció su tobillo izquierdo y terminó desplomado. Inmediatamente Poirier​ se lanzó sobre él con una lluvia de golpe, obligando al árbitro a frenar el combate. 

En el historial entre ambos, cada uno contaba hasta ahora con una victoria. McGregor ganó en 2014, cuando el irlandés recién empezaba a hacer carrera en UFC. En su cuarta batalla dentro de la promotora le pusieron delante a Poirier y lo destrozó: nocaut técnico en el primer asalto y bono a mejor actuación de la noche.

Sin embargo, en enero de 2021 el estadounidense por fin tuvo revancha y se impuso por la misma vía en el segundo round. Desde entonces, ninguno de los dos volvió a subirse al octágono.

Más allá de la derrota, McGregor ya tenía asegurada una bolsa de tres millones de dólares por subir al octogonal, mientras que su rival sumó un millón en su cuenta bancaria, según reportes no oficiales.

El irlandés es por escándalo el peleador más famoso y más generador de divisas que ha tenido UFC. Los grandes ingresos llegan a través del PPV (Pay per View) y en eso Conor es el rey absoluto.

De hecho, los tres eventos más vistos de la historia de la promotora lo tienen como protagonista. Vendió 2.4 millones de suscripciones para su histórica pelea contra el ruso Khabib Nurmagomedov, 1.65 millones en su contienda contra Nate Díaz y 1.60 millones en su anterior pelea con el propio Poirier.

A %d blogueros les gusta esto: