Incendios activos en España

Parte de España se mantiene en riesgo extremo o alto de incendio forestal a pesar de la moderación de las temperaturas respecto a las alcanzadas en las tres grandes olas de calor que ha sufrido el país este verano. Según la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), el mayor peligro se concentra al norte, en País Vasco, Navarra, La Rioja y el Pirineo aragonés y catalán; y en el sureste peninsular.

Entre los últimos incendios que se han declarado en España está el del paraje de Los Guájares, en Granada, y el de la ciudad de Ceuta, que está viviendo el fuego más duro del verano. Esta semana, ha quedado extinguido el de Monsagro, en Salamanca, tras calcinar más de 8.600 hectáreas desde que se declaró el pasado 11 de julio, y el de Riópar, en Albacete.

 Última hora de los incendios forestales en España, Europa y el Mediterráneo Mapa de los incendios activos en España: el fuego ha arrasado más de 298.000 hectáreas

Desde enero, los incendios forestales en España han arrasado más de 298.000 hectáreas, según las estimaciones del Sistema de Información Europeo de Incendios Forestales (EFFIS), aunque los datos provisionales hasta el 4 de septiembre del Ministerio de Transición Ecológica (Miteco) rebajan la cifra a algo más de 251.000 hectáreas.

Los cálculos de EFFIS suponen que la temporada de incendios de 2022 es la peor del siglo: en menos de siete meses, la superficie quemada ya superó a la que abrasó el fuego en todo 2012, hasta ahora el peor año desde que hay registros. El fuego arrasó cuatro veces más superficie que la media a comienzos de julio entre 2006 y 2021.

El primer gran incendio forestal del verano se declaró el 8 de junio en la localidad de Pujerra (Málaga), cercana a Sierra Bermeja. En concreto, el fuego afectó al paraje La Resinera, una zona inaccesible por tierra y con una densa arboleda de castaños, que ya se vio dañada por un incendio que arrasó más de 9.000 hectáreas hace diez meses. Alrededor de 3.000 personas fueron evacuadas del municipio de Benahavís tras lo que parece una negligencia durante tareas de mantenimiento. Se calcula que el fuego destruyó unas 3.500 hectáreas.

La primera ola de calor del verano, entre el 11 y el 18 de junio, ya dejó decenas de incendios en 23 provincias de España. El más destructivo fue el que afectó a la Sierra de la Culebra, un conjunto montañoso de la provincia de Zamora que es reserva de la biosfera y en el que se quemaron casi 30.000 hectáreas. El fuego arrasó en torno a un 3% de la superficie de la provincia de Zamora y se convirtió en uno de los incendios más grandes en lo que va de siglo. Después se vio superado por el ocurrido un mes después en Losacio, en la misma zona. Zamora, que ya vio arrasadas más de 2.300 hectáreas en la Alta Sanabria por un incendio originado en Portugal en enero, es la provincia más castigada por los fuegos en este 2022.

Frente a los datos diarios que ofrece EFFIS a partir de los satélites del Programa de Observación de la Tierra de la Unión Europea Copernicus, el Miteco publica periódicamente sus propios cálculos con información de las comunidades autónomas. A mediados de agosto, el primero cifraba en cerca de dos millones de hectáreas la superficie quemada en lo que va de siglo. El ministerio aumentaba la cifra hasta los 2,5 millones de hectáreas.

 

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: