Ayudemos a este niño pobre

Luis Armando es un niño de 13 años, que ha visto su vida truncada por la patada de un caballo lo que se ha vuelto una fatalidad para sus padres y para él mismo.

Su madre Soraida Concepción se encuentra desesperada por sacar a flote la salud de su hijo, quien está ingresado desde enero hasta la fecha en el Hospital Infantil Doctor Robert Reid Cabral.

Al menor le aqueja una pancreatitis y líquido pélvico, todas estas lesiones fueron provocadas por la patada de un caballo.

“Él estaba subido arriba de un caballo y otro niño se acercó con un caballo lobo y este se le salió de control al otro niño causando una patada por parte del animal a mi hijo”, narró con tristeza Soraida.

Luis se encuentra desde el 20 de enero ingresado y hasta la fecha no ha podido desenvolverse de la forma habitual en que lo hacía y desarrollarse con la vitalidad que le caracterizaba debido a sus padecimientos de salud.

“El 20 de enero yo vine con él y me mandaron a la casa, 4 días después el niño se me puso malo en la casa lo traje aquí y hasta la fecha”, contó la madre.

El transporte para Soraida es una odisea, ya que vive en Monte Plata y por las condiciones de salud del infante no puede desplazarse de manera normal a esto se suma la poca entrada económica de la familia, ya que a pesar de que Soraida Concepción es graduada de educación desde 2019, no tiene empleo.

La primera vez viene en una ambulancia desde Monte Plata hasta aquí y luego pago taxi por la condición en la que se encuentra el niño y esto económicamente no lo puedo sustentar, yo no tengo trabajo y soy graduada en educación”, detalló Concepción.

A su vez Luis Armando necesita que se le coloque un medicamento de nombre Sandostatin el cual es parte de su uso diario y tiene un precio de 12,220 pesos, lo que ha consternado a la madre al no poder suplir al 100% las nuevas necesidades de su hijo por la situación económica.

“Me han dicho que supuestamente el hospital no tiene fondos para solventar el medicamento que diario se le debe poner al niño, y yo haciendo malabares para podérselo poner, hoy mismo no se lo he podido comprar”, explicó Soraida Concepción.

Otra cosa que preocupa a la progenitora es que su vástago podría perder el año escolar que cursa, ya que no ha tenido la forma de mantenerse vigente en clases por su estado de salud actual.

“Va a perder el año escolar”, confirmó Soraida.

Luis Armando está pasando por manos de diferentes profesionales de la salud.

Para extenderles una mano amiga a Soraida y Luis puedes comunicarte al 829-462-6509.

A %d blogueros les gusta esto: