Crisis golpea a países pobres

Los países  pobres están  sumergidos en un panorama deprimente, como consecuencia de la crisis socioeconómica  mundial, debido  a  la  guerra  Rusia-Ucrania, la permanencia de  la pandemia  covid-19  y  las  confrontaciones por razones económicas entre las  principales  potencias.

Un informe presentado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), establece  que “60 Estados, territorios y lugares cayeron el año pasado a la categoría de “contexto frágil” —es decir—, que sufren de circunstancias económicas, ambientales, sociales y políticas las cuales no están en capacidad de absorber”.

De  acuerdo a un documento mostrado en París,  Francia, por los ejecutivos  del organismo, hay más países en tal situación de crisis desde que se  empezó a difundir la problemática en el 2015.

El mapa sobre la pobreza  revela que los 60 lugares afectados abarcan el 24  % de la población mundial, el 73 % de los que viven en pobreza extrema, el 80  % de los que han muerto en conflictos y la gran mayoría de los lugares afectados por hambre.

“Son además donde vive el 95 % de las 274 millones de personas que, según la ONU, necesitan de asistencia humanitaria”, se expone en  el  dossier.

Y  se  agrega  “estamos en una era definida por múltiples crisis, conmociones e incertidumbre”, declaró la Organización  para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

 

¿Qué   hacer  ante esta dramática realidad?

Frente  a  las  calamidades  que padecen millones de seres  humanos, se impone  unir  a  las  fuerzas progresistas del  mundo  alrededor de  una  cruzada por justicia social, equidad, distribución   equilibrada  de  las riquezas  y  bienes que  producen los trabajadores e  igualdad.

Resulta  inaceptable  e  inhumano  que  el  20 %  de  las  naciones  poderosas  concentren  el  80 % de  las  riquezas  mundiales  y  que  el 80 %  de  la  población  tenga  que  conformarse con  apenas  el 20 %  de  las  riquezas.

Todo esto es derivado  del “capitalismo salvaje”, cuyo  sistema político se basa  en  la  explotación que ejerce  la  minoría contra  la  mayoría,  por  consiguiente,  hay  que luchar  por  el  bienestar  de  la  colectividad, a fin de que  todas  las personas logren trabajo, alimentación, salud, educación  y demás  necesidades  básicas para  que la  gente  viva  con  dignidad.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: