Cuidado con el vaso que dejas sobre la mesa

Una menor denuncia una agresión sexual por sumisión química: no recuerda nada y sentía dolor genital, ha denunciado una posible agresión sexual en una discoteca de Madrid

Una menor de 17 años ha denunciado una presunta violación por sumisión química en una discoteca situada en el número 17 de la calle Arlabán, distrito Centro, tras presentar dolores en el área genital y no recordar nada.

La Policía Nacional detalla que recibieron el aviso este martes a las 7.30, cuando la presunta víctima llamó y explicó que dos chicos le siguieron al baño y comenzaron a hacerle tocamientos.

Una vez llegó al hotel en el que se hospedaba comenzó a sentir dolor en el área vaginal y asegura que no recuerda nada de lo sucedido el resto de la noche.

Por ello, se activó el protocolo de víctimas de agresión sexual y se le han realizado exploraciones tanto físicas como psicológicas en el Hospital Ramón y Cajal, a donde fue trasladada por parte del Summa 112. Posteriormente prestó declaración a la Unidad de Atención a la Familia y a la Mujer (Ufam) de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

¿Qué es la sumisión química?

Las agresiones sexuales por sumisión química en bares y discotecas son cada vez más habituales y los expertos aseguran que lo mejor para prevenirlas es llevar siempre la consumición con nosotros y no perderla de vista. Además, podemos pedir al camarero que nos trae la copa que abra la botella y el refresco (en caso de haberlo) delante nuestra para asegurarnos de que no introduce ninguna sustancia en el vaso.

En caso de sospechar que nos han drogado, lo más recomendable es acudir al hospital en las primeras 24 horas, ya que este tipo de drogas suelen permanecer muy poco tiempo en el organismo.

A %d blogueros les gusta esto: