El periódico digital más leído en RD

EL MUNDO

Division en la comunidad internacional por ataques a Yemen

Arabia Saudí y China piden "contención" a EE.UU. y Reino Unido y Rusia condena los bombardeos en Yemen, por su parte, países como Francia, Alemania o Japón han justificado los ataques aéreos y han subrayado que se enmarcan dentro del derecho individual y colectivo a la autodefensa.

Como era de esperar, los bombardeos realizados por EE.UU. y Reino Unido, con el apoyo de Australia, Baréin, Canadá y los Países Bajos, contra los hutíes en Yemen ha evidenciado la división en el seno de la comunidad internacional en torno al conflicto en Oriente Próximo.

Arabia Saudí, uno de los principales aliados de EE.UU. en Oriente Próximo y apoyo de gobierno yemení frente a las milicias hutíes, ha demandado "moderación" tras los bombardeos. "El reino de Arabia Saudí sigue con gran preocupación las operaciones militares que tienen lugar en la región del mar Rojo y los ataques aéreos contra varios lugares de la República del Yemen", ha declarado el Ministerio de Exteriores saudí en un comunicado, en el que ha pedido "moderación y evitar una escalada".

En la nota, el departamento ha subrayado la importancia de preservar la seguridad y la estabilidad en la región del mar Rojo, al tiempo que ha recordado que la libertad de navegación es "una exigencia internacional porque perjudica los intereses del mundo entero", en condena a las acciones hutíes contra navíos mercantes.

Riad, que interviene en la guerra del Yemen desde 2015 al mando de una coalición militar y que, además, hace frontera con el país árabe, ha alertado en numerosas ocasiones sobre la posible apertura de nuevos frentes de la guerra de Gaza, mientra que ha manifestado su preocupación por los ataques de los hutíes.

Por su parte, China, que en los últimos meses había mediado entre Arabia Saudí e Iran para mejorar sus relaciones diplomáticas, ha pedido a todas las partes implicadas "calma y contención" para evitar una escalada del conflicto en Oriente Próximo.

"China expresa su preocupación por el incremento de la tensión en el mar Rojo y pide a todos los implicados que se mantengan en calma y hagan un ejercicio de contención para evitar un nuevo agravamiento del conflicto", ha insistido la portavoz de Ministerio de Exteriores chino, Mao Ning.

China cuenta con un grupo de acción marítima en el mar Rojo pero hasta ahora ha circunscrito sus operaciones a la lucha contra la piratería sin participar en maniobras de protección a cargueros internacionales. La portavoz ha declinado contestar a la pregunta de si Estados Unidos y Reino Unido informaron a Pekín de los ataques aéreos con antelación.

En el comunicado conjunto, Dinamarca, Alemania, Nueva Zelanda y Corea han justificado los bombardeos y han subrayado que se enmarcan dentro del derecho individual y colectivo a la autodefensa. Francia y Japón también han esgrimido argumentos parecidos, aunque no han firmado el documento de los socios estadounidenses.

En el otro extremo, Rusia ha condenado los ataques y ha acusado a EE. UU. y Reino Unido de intentar "intensificar la situación" en la región. La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova, ha señalado que "los bombardeos estadounidenses en Yemen son otro ejemplo de la distorsión por parte de los anglosajones de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y su total desprecio por el Derecho Internacional".

En la misma línea, el portavoz del Ministerio de Exteriores de Irán, Naser Kanani, ha condenado "enérgicamente" los ataques, y ha afirmado que se trata de una "clara violación de la soberanía e integridad territorial de Yemen" que "alimentará la inestabilidad en la región". Cabe mencionar que Irán ha respaldado a la insurgencia hutí en el conflicto de Yemen frente al Gobierno yemení, apoyado por Arabia Saudí, si bien en los últimos meses Teherán y Riad han abogado por restablecer sus relaciones diplomáticas, incluyendo la apertura de sus embajadas y consulados, y la colaboración en materia de seguridad.

Para el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, Estados Unidos y Reino Unido quieren convertir el mar Rojo "en un mar de sangre", y ha denunciado que los bombardeos no son "acciones proporcionales.

Jordania, por su parte, ha expresado su "preocupación" por la situación en torno al mar Rojo tras los bombardeos, y ha culpabilizado a Israel de la situación. Según Aman, el país hebreo "empuja a toda la región hacia más conflicto, tensión y guerra" por su ofensiva contra la Franja de Gaza.

España no participará en una eventual misión de la UE en el Mar Rojo

La ministra de Defensa española, Margarita Robles, ha asegurado que España no participará en una eventual misión de la Unión Europea en el Mar Rojo.

Robles ha avanzado esta decisión a los periodistas después de que la Unión Europea haya propuesto una misión específica para patrullar el Mar Rojo, aunque, según la ministra, aún no está definida, pero en todo caso sería "no ejecutiva".

La Redacción

El periódico digital más leído en Santiago de los Caballeros y toda Republica Dominicana