EEUU anunció que no arrestará a los inmigrantes en los centros de vacunación

El gobierno de Estados Unidos anunció el lunes que no realizará detenciones rutinarias de inmigración en los centros de vacunación contra el coronavirus.

Los sitios de vacunación serán considerados “lugares delicados” y en general los agentes de migración no realizarán arrestos en ellos, informó en un comunicado el Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés)

Señaló que las detenciones sólo se llevarán a cabo bajo “la más extraordinaria de las circunstancias”.

El anuncio es un nuevo ejemplo del enfoque más transigente en torno a la inmigración ilegal que ha adoptado el gobierno del presidente Joe Biden, el cual ha actuado con rapidez para revertir las principales políticas de inmigración de su predecesor.

En el comunicado, el DHS dijo que alienta a todos, “independientemente de su estatus migratorio”, a que reciban la vacuna cuando sean elegibles, y destacó que la agencia y sus socios federales “apoyan por completo el acceso igualitario a las vacunas contra el COVID-19 y los centros de distribución de la vacuna para inmigrantes indocumentados”.

El DHS también supervisa a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés), la cual está colaborando con otras dependencias del gobierno federal para instalar centros de vacunación en todo el país.

El gobierno estadounidense ha considerado las clínicas de salud, así como las escuelas y los lugares de culto, como lugares delicados donde regularmente no llevaría a cabo arrestos. Con el paso de los años, eso ha provocado que algunas personas se refugien en iglesias para evitar ser deportados.

Por otra parte, Estados Unidos alcanzó este lunes 26.302.014 casos confirmados del coronavirus y 443.060 muertes por covid-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

El balance a las 20.00 hora local (01.00 GMT del martes) es de 1.758 muertes más que el domingo y de 121.603 nuevas infecciones.

El estado de Nueva York sigue como el más golpeado del país por la pandemia con 43.805 muertos, seguido por California (41.159), Texas (37.245), Florida (26.685), Pensilvania (21.651), Nueva Jersey (21.513) e Illinois (21.253).

Otros estados con un gran número de fallecidos son Michigan (15.536), Massachusetts (14.607), Georgia (14.242) y Arizona (13.124).

En cuanto a contagios, California suma 3.332.838, le sigue Texas con 2.408.824, tercero es Florida con 1.727.107, Nuevo York es cuarto con 1.428.839 e Illinois es quinto con 1.126.301.

El balance provisional de fallecidos -443.060- supera con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha pronosticado que en febrero se superará el medio millón de fallecidos y que en total morirán más de 600.000.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para el 1 de mayo habrán muerto unos 595.000.