El rey Carlos III y sus hermanos despiden a Isabel II

Los hijos de Isabel II, encabezados por el rey Carlos III, velaron el viernes el féretro de su madre en Westminster Hall, la capilla ardiente para la que muchos británicos están dispuestos a esperar en colas de más de 20 horas.

Con rostros circunspectos, Carlos III, de 73 años, y sus hermanos Ana (72), Andrés (62) y Eduardo (58) entraron en el majestuoso salón, la parte más antigua del Parlamento británico, y en un silencio sepulcral avanzaron hasta el féretro.

Subieron ceremoniosamente tres de los cuatro peldaños rojos sobre los que está situado el catafalco y se colocaron a sus cuatro costados, con la cabeza gacha de espaldas al féretro.

Allí permanecieron 12 minutos, ante la mirada atenta de los británicos que seguían desfilando frente a los restos de la reina para darle su último adiós. Después, abandonaron el salón con la misma solemnidad.

Conocida como la “vigilia de los príncipes”, esta tradición se remonta a 1936, cuando los cuatro hijos de Jorge V montaron guardia sin avisar en torno a su ataúd.

Carlos y sus hermanos ya velaron el féretro el lunes en Escocia, donde la monarca falleció a los 96 años el 8 de septiembre cuando se encontraba en su residencia veraniega de Balmoral.

En aquella ocasión, Andrés no vistió su uniforme militar, un honor del que la propia reina le había privado en vida debido a un escándalo sexual. Pero el viernes, una excepción le permitió lucir sus galas.

También podrá hacerlo el príncipe Enrique, de 38 años, que en 2020 decidió con su esposa Meghan abandonar la familia real, cuando el sábado participe junto a los otros siete nietos de Isabel II en una vigilia similar.

22 horas de cola

En Westminster Hall, el féretro de Isabel II yace sobre un catafalco púrpura, cubierto por el estandarte real, la corona imperial y el cetro, símbolos de poder de la monarquía británica.

La capilla ardiente está abierta hasta la 06H30 (05H30 GMT) del lunes, pocas horas antes del funeral, y miles de británicos siguen haciendo cola para visitarla.

La enorme afluencia obligó a las autoridades el viernes a impedir durante horas que más personas se sumasen a la kilométrica fila que discurre a lo largo del río Támesis. La espera rondaba entonces las 14 horas. Poco después de su reapetura, el gobierno advirtió de que era de 22 horas como mínimo.

Allí fue visto el exjugador del Manchester United y el Real Madrid David Beckham, de 47 años.

Vestido con traje, corbata y abrigo negros, llevando una gorra y un paraguas, dijo haber llegado a las dos de la madrugada. Doce horas más tarde se lo veía saliendo de la capilla ardiente, donde inclinó sobriamente la cabeza frente al féretro y se secó una lágrima.

}); fbq('track', 'PageView');

}); fbq('track', 'PageView');

(function (d, s, id) { var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if (d.getElementById(id)) { return; } js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = "https://connect.facebook.net/en_US/sdk.js"; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs); }(document, 'script', 'facebook-jssdk'));



Tomado del link

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: