Encuentro bilateral entre Xi Jinping y Alexander Lukashenko en Pekín

Es la segunda reunión entre ambos líderes en el presente año, después de que el líder bielorruso visitase China en marzo. Xi destacó que su país y la ex república soviética son "socios estratégicos integrales" que "se apoyan mutuamente y se oponen a la injerencia externa en sus asuntos internos".

Vuelven a encontrarse. Los presidentes de China, Xi Jinping, y Bielorrusia, Alexander Lukashenko, mantuvieron este lunes una reunión en Pekín. Es el segundo encuentro entre ambos líderes, en el presente año, después de que el líder bielorruso visitase China en marzo.

Xi destacó que su país y la ex república soviética son "socios estratégicos integrales" que "se apoyan mutuamente y se oponen a la injerencia externa en sus asuntos internos". Así, expresó su apoyo a su homólogo para que Bielorrusia "siga un camino de desarrollo acorde con sus condiciones nacionales".

El mandatario del país asiático aseguró que, desde la anterior visita de Lukashenko a China, "la confianza política mutua entre los dos países se ha consolidado y la colaboración internacional se ha estrechado".

Según el presidente chino, el 'gigante asiático' y Bielorrusia son "fuerzas importantes implicadas en la reforma y construcción del sistema de gobernanza global".

Por su parte, Lukashenko manifestó su voluntad de "fortalecer la coordinación y la colaboración" con China en los asuntos internacionales y multilaterales.

"Bielorrusia espera, sinceramente, que China siga desarrollándose y haciéndose fuerte, lo que servirá a la causa de la paz y el progreso en todo el mundo", señaló el político, que agregó que su país está "firmemente comprometido con el desarrollo de las relaciones amistosas con China".

Los dos presidentes también intercambiaron opiniones sobre el conflicto en Ucrania, sin que los medios estatales chinos facilitasen más detalles al respecto.

Según la agencia oficial bielorrusa Belta, la visita de Lukashenko a China, que concluye este lunes, incluye "asuntos de comercio, economía, inversión y cooperación internacional".

Cada vez más aislado de Europa y el resto de Occidente por su deriva autoritaria y sus políticas hacia los migrantes, el Gobierno del mandatario bielorruso ha girado en los últimos tiempos hacia aliados como Pekín y Moscú.

Tras su reunión con Lukashenko del pasado marzo, Xi declaró que la amistad entre Pekín y Minsk es "fuerte e inquebrantable".

Hace un año, el ministro de Exteriores bielorruso, Vladímir Makéi, avanzó que su país reducirá considerablemente su presencia diplomática en los países occidentales y la incrementará en la Comunidad de Estados Independientes (CEI), China y otras naciones.

×

Hello!

Click one of our contacts below to chat on WhatsApp

× How can I help you?