El periódico digital más leído en RD

EL MUNDO

La IA al servicio de la guerra

La Inteligencia Artificial que utiliza Israel para matar a miembros de Hamás: “Lo hace fríamente”

El ejército israelí empleó esta herramienta para detectar objetivos potenciales que pudiesen estar vinculados con Hamás y autorizar ataques con “bombas tontas” sobre los edificios donde se escondían.

Los bombardeos del ejército israelí continúan produciéndose sobre el territorio gazatí, y esta vez los atacantes han empleado inteligencia artificial para detectar un total de 37.000 objetivos potenciales, según sus vínculos con Hamás. Fuentes de inteligencia aseguran que la IA denominada Lavender es capaz de acabar con los enemigos, además afirman que los oficiales militares israelíes permitieron que un gran número de civiles palestinos murieran durante el comienzo del conflicto armado.

La implementación de este tipo de tecnologías en el campo de batalla abre un amplio abanico de preguntas acerca de la legalidad de este tipo de “armamento” y la relación entre el personal militar y las máquinas. “Esto no tiene paralelo, en mi memoria”, dijo un oficial de inteligencia que usó Lavender, y agregó que tenían más fe en un “mecanismo estadístico” que en un soldado afligido. “Todos los presentes, incluido yo, perdimos personas el 7 de octubre. La máquina lo hizo con frialdad. Y eso lo hizo más fácil”.

En declaraciones a The Guardian, los seis oficiales de inteligencia que trabajaron en el sistema de la IA para identificar objetivos de Hamás y de la Jihad Islámica Palestina (JIP) en la guerra, afirmaron que Lavender ha realizado un trabajo esencial durante el conflicto procesando grandes cantidades de datos para identificar rápidamente a posibles agentes “jóvenes” a los que atacar. En total, la herramienta señaló hasta 37.000 hombres palestinos que habían sido vinculados con Hamás.

Lavender fue desarrollado por la división de inteligencia de élite de las Fuerzas de Defensa de Israel, la Unidad 8200, equiparable a la Agencia de Seguridad Nacional de EE. UU. o GCHQ en el Reino Unido. Varias de las fuentes describieron cómo las Fuerzas de Defensa de Israel aplicaron asignaciones preautorizadas para el número estimado de civiles que podrían morir antes de que se autorizara un ataque. Al comienzo de la guerra, la IA mató a 15 o 20 civiles empleando municiones no guiadas conocidas como “bombas tontas”.

Una herramienta que aumentó el número de víctimas

El uso de esta inteligencia artificial ayudó al ejército de Israel a acabar con sus enemigos de forma más rápida, destruyendo edificios y casas enteros con esas “bombas tontas”. “No conviene desperdiciar bombas caras en gente sin importancia; es muy caro para el país y hay escasez [de esas bombas]”, dijo un oficial de inteligencia. Los expertos asocian el uso de esta arma al aumento notable de los muertos en la guerra semana tras semana.

“Normalmente, llevábamos a cabo los ataques con bombas tontas, y eso significaba literalmente arrojar toda la casa sobre sus ocupantes. Pero incluso si se evita un ataque, no te importa: pasas inmediatamente al siguiente objetivo. Gracias al sistema, los objetivos nunca terminan. Tienes otros 36.000 esperando”, señala otro oficial.

FUENTE: REUTERS

La Redacción

El periódico digital más leído en Santiago de los Caballeros y toda Republica Dominicana