‘Lula’ da Silva: “He sido víctima de la mayor mentira jurídica en 500 años”

Durante su primera comparecencia pública tras la anulación de sus cargos en la trama ‘Lava Jato’, el expresidente brasileño Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva aseguró este miércoles que había sido “la mayor víctima” de la Justicia brasileña en 500 años. El miembro del Partido de los Trabajadores (PT) aprovechó su intervención para arremeter contra el mandatario Jair Bolsonaro y criticar su gestión de la pandemia. ‘Lula’ no dejó claro si se presentará a las elecciones presidenciales de 2022 pero anunció un tour por todo el país.

El expresidente ‘Lula’ da Silva volvió al ruedo político. Tan solo dos días después de que retiraran los cargos en su contra por la supuesta implicación en la trama Lava Jato, el carismático miembro del Partido de los Trabajadores (PT) dio su primera comparecencia pública este miércoles 10 de marzo. ‘Sin odio ni resentimiento’, dijo el expresidente brasileño que se sentía tras haber sido “víctima de la mayor mentira jurídica en 500 años” en Brasil.

“Estaba seguro de que la verdad vencería y ese día llegó”, dijo ‘Lula’ respecto a la decisión del juez Edson Fachin, que retiró los cargos el lunes.

Fachin anuló todas las condenas contra el exmandatario por supuesta corrupción, lo que le permitió recuperar sus derechos políticos y le abre la puerta a que eventualmente sea candidato en las próximas elecciones de 2022.

Desde el Sindicato Metalúrgicos en São Bernardo do Campo, su cuna política, ‘Lula’ dijo que, a pesar de no sentir rencor, estaba seguro de que la muerte en 2017 de su esposa, Marisa Letícia Rocco, fue fruto de la “presión” judicial a la que su familia estuvo sometida.https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?creatorScreenName=eljacaguero&dnt=false&embedId=twitter-widget-0&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1369669013354217475&lang=es&origin=https%3A%2F%2Feljacaguero.com.do%2Flula-da-silva-he-sido-victima-de-la-mayor-mentira-juridica-en-500-anos%2F&siteScreenName=eljacaguero&theme=light&widgetsVersion=e1ffbdb%3A1614796141937&width=550px

“Si hay un brasileño que tiene razones para tener muchos y profundos rencores soy yo, pero no (los) tengo porque el sufrimiento por el que está pasando el pueblo brasileño, las personas pobres en este país, es infinitamente mayor que cualquier crimen cometido contra mí”, señaló el político de izquierdas, recordando la difícil situación económica del gigante latinoamericano y las casi 270.000 víctimas a causa de la pandemia.

‘Lula’ habló delante de un enorme cartel que enumeraba las urgencias de Brasil según su criterio. Allí rezaban los pilares de un posible programa electoral: vacuna para todos, restablecimiento de la ayuda económica por el coronavirus, salud, empleo y Justicia.

Da Silva carga contra el presidente Jair Bolsonaro y su gestión de la pandemia

El político aprovechó su intervención pública para arremeter contra la Administración de Jair Bolsonaro, negacionista del Covid-19, y su gestión de la pandemia. ‘Lula’ definió al Gobierno de Bolsonaro como un “desgobierno” y se refirió al presidente ultraderechista como un “imbécil”.

Lula da Silva 1
Lula da Silva después de votar en las elecciones municipales, Sao Bernardo do Campo, Brasil, 15 de noviembre de 2020 Amanda Perobelli / Reuters

“Este país está totalmente desordenado porque no tiene Gobierno. No cuida de la economía, no cuida del empleo, de los salarios, de la salud, no cuida del medioambiente, de la educación, ni de los jóvenes de la periferia… ¿De qué cuida entonces?”, señaló el líder izquierdista.

Desistir es una palabra que no existe en mi diccionario
El líder brasileño también pidió a los ciudadanos no acatar “ninguna decisión imbécil” del mandatario o del ministro de Salud, Eduardo Pazuello, sobre la pandemia.

“Quiero hacer propaganda para que el pueblo brasileño no siga ninguna decisión imbécil del presidente de la República o del ministro de Salud. ¡Acepten la vacuna!”, dijo ‘Lula’ mientras anunciaba que él mismo será vacunado la próxima semana.

Sobre la vacuna que recibirá aseguró que no le importa su procedencia ni en cuántas dosis venga, al contrario que Bolsonaro, anticomunista declarado que se posicionó contra algunas dosis, en especial las provenientes de China.

Recordándole cuál es “el papel de un presidente de la República”, ‘Lula’ recriminó a Bolsonaro centrarse más en comprar armas que en realizar avances económicos y sociales para el país; especialmente contra las privatizaciones de empresas públicas, a las que se opone rotundamente. En otra clara alusión al ultraderechista, ‘Lula’ recalcó la importancia de la libertad de prensa en cualquier democracia –en contra de los repetidos rifirrafes que ha tenido Bolsonaro con medios de comunicación como ‘La Folha de São Paulo’–.

Distanciándose de la posición aislacionista del actual Ejecutivo, Lula dio las gracias a figuras como al presidente argentino Alberto Fernández, el papa Francisco y al político estadounidense Bernie Sanders, entre otros, que lo han visitado o se han referido a su situación.

La relación de ‘Lula’ con el caso Lava Jato

‘Lula’ da Silva fue acusado por casos relacionados con la obtención de un apartamento triple ubicado en Guarujá, una finca en Atibaia y otros dos procesos relacionados con el Instituto Lula. En 2018, el expresidente fue condenado por corrupción y blanqueo de dinero, por recibir prebendas a cambio de favores políticos. Pero, gracias a un fallo del Tribunal Supremo, Lula salió de prisión en noviembre de 2019, tras 580 días encarcelado.

El lunes el juez Edson Fachin anuló cuatro procesos de Lula, en dos de los cuales fue condenado a penas que sumaban 26 años de prisión por delitos de corrupción. Fachin basó su decisión en que el tribunal de Curitiba, a cargo del entonces juez Sérgio Moro, no tenía competencias para analizar esos asuntos, que a partir de ahora quedarán en manos de la Justicia federal de Brasilia.

En paralelo, la Segunda Sala del Supremo retomó en la víspera un juicio para determinar si Moro actuó de forma “parcial” en sus sentencias contra el líder del Partido de los Trabajadores. ‘Lula’ dijo que quería un “castigo” para Moro por actuar bajo motivaciones “partidistas” que, según él, no pueden quedar impunes.

Sus abogados denunciaron ante el alto tribunal una serie de “abusos” por parte del ahora exjuez durante las investigaciones, que, según alegan, quedaron de manifiesto en los mensajes que intercambió con los fiscales de la Lava Jato y que fueron filtrados por el portal ‘The Intercept’ en 2019.

Las conversaciones filtradas sugieren que Moro, quien pasó a formar parte del Gobierno de Bolsonaro como ministro de Justicia, direccionó y coordinó los procesos en curso contra el exjefe de Estado, algo prohibido por ley.

La anulación de las condenas supone una victoria judicial sin precedentes para ‘Lula’. Que, a pesar de que a sus 75 años todavía se siente “muy joven para pelear mucho”, no ha dejado claro si se presentará a las elecciones presidenciales de 2022.

Lo que sí ha confirmado es que piensa recorrer todo el país para hablar con el pueblo brasileño y que piensa dar la pelea para sacar a Bolsonaro del poder. “Desistir es una palabra que no existe en mi diccionario”, aseguró dirigiéndose a sus seguidores.

Con EFE, Reuters