Nuevas llamadas a protestar en Irán tras la primera condena a muerte

Activistas llamaron este lunes a protestar de nuevo los próximos días en las calles de Irán, después de que ayer la Justicia iraní emitiese la primera condena a muerte por las movilizaciones que sacuden el país desde hace dos meses.

El nuevo llamamiento coincide con el aniversario de las protestas desatadas hace tres años por la subida de los combustibles y en las que murieron 300 personas en la represión policial, según Amnistía Internacional.

Además de la convocatoria del grupo Jóvenes de los barrios de Teherán, las redes sociales se llenaron de personas llamando a rememorar esas protestas y se usaron pegatinas en los portales de Teherán pidiendo a los vecinos que se manifiesten.

Irán vive protestas desde la muerte el 16 de septiembre de Masha Amini, tras ser detenida tres días antes por la Policía de la moral por llevar mal puesto el velo islámico, que están siendo duramente reprimidas por la fuerzas de seguridad.

Las protestas están protagonizadas sobre todo por jóvenes y mujeres al grito de «mujer, vida, libertad», lanzan consignas contra el Gobierno y queman velos, uno de los símbolos de la República Islámica y algo impensable no hace mucho.

El nuevo llamamiento a protestar se produce un día después de que un tribunal de Teherán condenase a un acusado a la pena de muerte por «enemistad con dios y corrupción en la tierra”, en la primera condena de este tipo por participar en las movilizaciones.

Además, también fue condenado por «incendiar un edificio gubernamental, perturbación del orden público y reunión y conspiración para cometer crímenes contra la seguridad nacional”.

Al mismo tiempo, otro tribunal de Teherán condenó a cinco acusados a penas de cárcel de entre cinco y 10 años por «perturbación del orden público, reunión y conspiración para cometer crímenes contra la seguridad nacional».

Las autoridades judiciales han acusado a más de 2.000 personas de diversos delitos por su participación en las movilizaciones, en las que se pide el fin de la República Islámica, muchas de las cuales se enfrentan a penas de muerte.

En este sentido, la ONG Iran Human Rights (IHRNGO), con sede en Oslo, advirtió este lunes contra el riesgo de ejecuciones rápidas tras el anuncio de la primera pena de muerte.

“La comunidad internacional debe advertir con firmeza a la República de Irán de las consecuencias de ejecutar a manifestantes. Llamar a sus embajadores e implementar medidas de derechos humanos más efectivas contra funcionarios son algunas consecuencias a considerar», señaló en un comunicado la organización.

El número de muertos a manos de las fuerzas de seguridad iraníes en las últimas semanas asciende a 326, de ellos 43 menores de edad, según el último balance de IHRNGO.

Además, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU anunció hoy que celebrará una sesión especial el 24 de noviembre para debatir «el deterioro de los derechos humanos e Irán”.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: