Putin no acepta oposición en Rusia

Alexei Navalny: más de 2.000 detenidos en las protestas en Rusia por la detención del prominente opositor a Putin

Aunque fue encarcelado inmediatamente a su regreso a Rusia, el destacado opositor Alexei Navalny sigue siendo motivo de preocupaciones para el Kremlin.

Este sábado, la policía rusa detuvo a más de 2.000 personas que participaban en las multitudinarias protestas en apoyo a Navalny, según informaron organizaciones no gubernamentales que hacen seguimiento de estas manifestaciones.

En varias ciudades pudieron verse imágenes de policías golpeando o arrastrando a manifestantes.

Decenas de miles de personas desafiaron una fuerte presencia policial para unirse a algunas de las manifestaciones más grandes contra el presidente Vladimir Putin ocurridas en los últimos años.

Navalny, el opositor a Putin de mayor perfil, convocó a protestas pacíficas tras ser arrestado el domingo a regresar al país desde Berlín, donde se había estado recuperando del ataque con un agente nervioso que sufrió en Rusia en agosto y que casi le costó la vida.

En Mosú, la policía antidisturbios fue vista golpeando y arrastrando a personas que participaban en la protesta.

Al llegar a Rusia fue detenido inmediatamente y declarado culpable de violar las condiciones de la libertad condicional.

OVD Info, una ONG independiente que supervisa las manifestaciones, dijo que unas 2.500 personas habían sido detenidas, más de 900 de ellas solo en Moscú. El Kremlin no ha comentado sobre el tema.

“Estoy cansado de tener miedo”

Las manifestaciones no autorizadas se llevaron a cabo desde el extremo oriental de Rusia y Siberia hasta Moscú y San Petersburgo.

Entre los asistentes había desde estudiantes de educación secundaria hasta personas mayores.

Al menos 40.000 personas se unieron a una manifestación en el centro de Moscú, estimó la agencia de noticias Reuters.

Los observadores dicen que esta fue la protesta más grande en la capital desde las manifestaciones de 2019. Pero el Ministerio del Interior de Rusia redujo el cálculo del número de manifestantes a 4.000.

“Libertad para Navalny” y “¡Putin, vete!” fueron algunos de los eslóganes que corearon algunos de los manifestantes congregados en la plaza Pushkin de la capital rusa.

Una mujer le dijo a la BBC que había decidido unirse a la manifestación porque “Rusia se ha convertido en un campo de prisioneros”.

Sergei Radchenko, un manifestante de 53 años en Moscú, dijo a Reuters: “Estoy cansado de tener miedo. No solo he aparecido por mí y Navalny, sino por mi hijo porque no hay futuro en este país”.

Lyubov Sobol, una destacada asistente de Navalny que ya había sido multada por instar a los rusos a unirse a las protestas, tuiteó un video de la policía apartándola bruscamente durante una entrevista con periodistas.

La esposa de Navalny, Yulia, fue detenida brevemente durante el mitin. Ella publicó una imagen en su cuenta de Instagram con la leyenda: “Disculpas por la mala calidad. Muy mala luz en la camioneta de la policía”.

A %d blogueros les gusta esto: