Quién es la mujer que le consiguió el control del Senado a Joe Biden

Stacey Abrams, una política de Georgia, trabajó diez años para conseguir que negros e hispanos vayan a votar. También se tomó tiempo para escribir: es una exitosa novelista

“Stacey Abrams es una diosa”, tuiteó en letras mayúsculas la cantante Cher. “Es una verdadera superheroína”, agregó el actor Mark Ruffalo. “¿Cuándo le le vamos a levantar una estatua?”, dijo la futbolista Megan Rapinoe. Al menos la mitad de Estados Unidos se rinde a los pies de esta mujer voluminosa, de una personalidad expansiva y risa fácil a quien señalan como la persona que hizo posible que el presidente electo Joe Biden tenga el control del Senado y de esa manera pueda desmantelar buena parte del tinglado de sinrazones construido por Donald Trump.

Abrams estuvo trabajando para este propósito durante los últimos diez años. Fue cuando lanzó The New Georgia Proyect, un plan para inscribir a decenas de miles de ciudadanos negros de este estado sureño que no estaban en los padrones y que no iban a votar. Eso hizo posible, en noviembre, que Biden haya sido el primer demócrata en ganar el estado desde 1992. Y el último martes que dos demócratas ganaran la segunda vuelta de las elecciones para senadores. Raphael Warnock se convirtió en el primer senador negro elegido en Georgia junto a su correligionario Jon Ossoff. Esto hizo que el Senado quede dividido en 50 bancas para los republicanos y otras 50 para los demócratas, dejando a la vicepresidenta Kamal Harris para cualquier desempate. De esa manera, los demócratas de Biden se quedaron con el control de la Casa Blanca, la Cámara de Representantes y el Senado.

“No esperes. Tu voto tiene el poder de determinar el futuro de Georgia y de nuestro país. Es hora de asegurarte de que tu voz sea escuchada”, les dijo Abrams a los georgianos en una publicidad electoral que apareció en la televisión de Atlanta durante tres meses sin parar. No hay una cifra exacta, pero se calcula que la ex congresista logró que fueran a votar más de 800.000 negros, hispanos y asiáticos que nunca lo habían hecho antes y que esos fueron los votos cruciales que dieron las ajustadas victorias a los demócratas.

Abrams es oriunda del estado de Misisipi, que al igual que Georgia, forma parte de lo que se conoce como el Deep South (Sur Profundo), una subregión de los Estados Unidos que se resistió a la abolición de la esclavitud durante el siglo XIX, y que hasta mediados y finales del siglo XX fue testigo de la supremacía blanca, la segregación racial, la represión generalizada de los votantes y la violencia contra los afroamericanos.Oprah Winfrey, la famosa presentadora de televisión, probablemente la mujer más influyente de la comunidad negra, haciendo campaña en favor de Abrams. (Reuters)Oprah Winfrey, la famosa presentadora de televisión, probablemente la mujer más influyente de la comunidad negra, haciendo campaña en favor de Abrams. (Reuters)

Abrams tiene 47 años, es abogada graduada de la Universidad de Yale, empresaria y novelista, además de ser activista política. Se convirtió en la líder de la minoría (equivalente al líder de la oposición) en la cámara baja de Georgia en 2011, y se dedicó a fortalecer la base del partido demócrata en el estado desde entonces. En 2014, un año después de que la Corte Suprema estadounidense debilitara la histórica Ley del Derecho al Voto al eliminar varias de sus enmiendas y reduciendo la supervisión federal, Abrams inició el Proyecto Nueva Georgia, que se centró en inscribir a los votantes de las minorías, los jóvenes y las mujeres solteras. Denominó a ese movimiento de militancia de base como la “Nueva Mayoría Americana”. Cuatro años más tarde, Abrams se presentó a las elecciones para gobernador de Georgia, convirtiéndose en la primera mujer afroamericana en hacerlo en la historia, pero perdió ante el republicano Brian Kemp, que entonces era el Secretario de Estado en el gobierno local y estaba a cargo de supervisar la organización del escrutinio. El recuento final tomó diez días a causa de las irregularidades y, finalmente, Kemp ganó por 50.000 votos. Abrams denunció las restricciones que dificultaron, según ella, el voto de las minorías: horas de colas en los barrios de ciudadanos negros y miles de inscripciones erróneas. Y lo hizo con un discurso apasionado que la impulsó a la escena nacional. “Debería ser estoica en mi indignación y callar en mi rechazo. Pero el estoicismo es un lujo y el silencio es un arma para quienes quieren silenciar la voz del pueblo”, expresó en ese momento. Irónicamente, hasta Donald Trump quedó impresionado por su campaña a la que calificó de “hermosa y dura”, que le permitía ver un “futuro político brillante”. Dos años después, la activista fue fundamental en la derrota del multimillonario.

Durante las primarias demócratas el nombre de Abrams sonó muchas veces. Incluso, estuvo en la lista corta de las posibles acompañantes de fórmula de Biden, un puesto que finalmente logró Kamala Harris. Cuando le preguntaron en la CNN en ese momento cómo veía la posibilidad de ser la vicepresidenta, dijo: “Como joven mujer negra que creció en Misisipi, aprendí que, si uno no levanta la mano la gente no nos ve. Pero no se trata de llamar la atención para poder ser el compañero de fórmula (presidencial), se trata de asegurarme de que no se cuestionen mis calificaciones porque no es justo para mí que hablamos con mujeres negras jóvenes, mujeres jóvenes de color, quienes se preguntan si ellas también pueden ser vistas”, subrayó.

A %d blogueros les gusta esto: