El periódico digital más leído en RD

EL MUNDO

Tercera tanda de rehenes liberados

Abigail y Emily, las niñas que vuelven a Israel después de "un trauma terrible" Hamas puso en libertad a un israelí-ruso "como gesto de reconocimiento al presidente Vladimir Putin

Abigail Edan ha vuelto a casa dos días después de su cumpleaños secuestrado por el grupo yihadista Hamas. 51 días de sus cuatro años recién cumplidos los ha pasado en cautiverio en la Franja de Gaza sin saber por qué unos desconocidos dispararon a sus padres, por qué no ve luz del día y por qué unos encapuchados se la llevaron del Kibutz Kfar Aza, en el sur de Israel, a un lugar lejano aunque esté a escasos kilómetros de su casa. Sin saber por qué alguien llamado Joe Biden llamó a su familia para preguntar por ella tras ser liberada.

Abigail tampoco sabe que se ha convertido en un símbolo en Israel ni que su regreso fuera una misión personal del presidente estadounidense que, tras recordar que la niña estadounidense-israelí sufrió "un trauma terrible", confirmaba emocionado: "Está libre. Gracias a Dios está en casa".

Junto a otros ocho niños y cuatro mujeres israelíes, Abigail integró la lista de la tercera tanda del acuerdo de la tregua. Además, Hamas puso en libertad a un israelí-ruso "como gesto de reconocimiento al presidente Vladimir Putin por su apoyo a la causa palestina", y a tres tailandeses.

De las decenas de niños secuestrados en el ataque del 7 de octubre que desató la masiva operación militar israelí, solo Abigail lo fue sin sus padres. En el "Sábado Negro", su kibutz se despertó por los proyectiles de Hamas. Su padre Roy, un fotógrafo de la web de noticias YNET, no lo dudó, salió de casa y tomó fotos increíbles de personas que llegaban en parapente. Volvió rápido a su casa. Los terroristas también se dieron prisa. Ya habían asesinado a su esposa Smadar. Poco después, le dispararon a él ante la presencia de Abigail. La niña, con sangre de su padre en la ropa, corrió a la casa de los vecinos.

"De repente, escuché golpecitos suaves en la puerta. Vi a Abigail toda blanca con sangre que se veía no era suya. Empezó a correr. La metí en casa con mi mujer y me fui a buscar un arma", contó Avijai Brodetz que intentó con otros vecinos contener el ataque. Al volver, ya no encontró a su esposa Hagar ni a sus hijos Ofri (10), Yuval (8) y Oriya (4) ni tampoco a Abigail, la pequeña de su gran amigo Roy. Pensó que fueron asesinados hasta que le notificaron el secuestro de todos. No de todos porque los hermanos mayores de Abigail, Mijail (9) y Amalia (6) se salvaron escondidos más de 10 horas en un armario.

51 días después, los abuelos Liza y Carmel siguieron por televisión cada movimiento en el minibús de su salida de Gaza. "Espero que no se olviden de ella si se duerme. Estuvo sola pero cuando venga no lo estará", prometía Liza mientras Carmel no las tenía todas consigo: "Hasta que no la vea en manos de los soldados, no me lo creo. No me fío de los terroristas de Hamas". Preguntado en el Canal 13 qué le dirá al verla por primera vez, contestó: "Nada, solo abrazos y besos".

Veinticuatro horas antes, Thomas Hand sí pudo abrazar a su hija Emily (9) liberada en la segunda tanda del alto el fuego de cuatro días en los que Hamas libera a 50 rehenes israelíes (entre los 239 que tenía) mientras Israel excarcela 150 presos palestinos (mujeres y adolescentes) y aumenta la ayuda humanitaria a la castigada Franja de Gaza que respira ya tres días sin bombas, cañonazos y misiles. Las dos partes parecen aceptar alargar la tregua un día adicional a cada 10 rehenes liberados entre niños y mujeres.

Hand, que emigró a Israel hace tres décadas desde Irlanda, se perdió el cumpleaños de Emily hace una semana pero no la esperanza de verla de nuevo desde que "el paraíso del kibutz Beeri" se convirtió en infierno. Entonces, miembros de la Unidad Nukba de Hamas asesinaron a más de 100 personas en la localidad de poco más de 1100 personas. Entre ellos, la madrastra de Emily. La niña fue secuestrada junto a su amiga Hila Rotem (13) y la madre de ésta, Raya.

Mientras Emily estaba en las profundidades de algún túnel, su padre se movía en las alturas instalado en una montaña rusa de potentes emociones. Cuando en los primeros días le dijeron que Emily había sido asesinada, Hand contuvo su ira e incluso lo agradeció. Para él, era mejor saber que su pequeña estaba muerta que imaginar en las noches en blanco su sufrimiento en manos de Hamas. "Son las mejores noticias entre las opciones que tenía", contaba entre lágrimas.

Días después, sin embargo, le informaron que hubo un error de identificación del cadáver. "Tuvimos un testigo que vio cómo los terroristas se la llevaban a una camioneta rumbo a Gaza", reveló.

Como otros muchos padres, abuelos, hijos y nietos, Hand dio la vuelta al mundo para pedir su liberación. "Ella está ahora en manos de Hamas, bien profundo en los túneles de Hamas", gritó en una manifestación cerca del Downing Street en Londres recordando que Emily a los 3 años ya perdió a su madre de cáncer.

"Debo continuar hasta que me la devuelvan, es mi único objetivo en la vida", prometió Hand. Objetivo cumplido. Emily volvió con su amiga Hila aunque para ésta la alegría no es completa ya que su madre sigue secuestrada en Gaza. Israel protestó ante los mediadores cataríes, egipcios y estadounidenses alegando que Hamas no cumplió el requisito de no separar niños de sus madres. El grupo de Yahia Sinwar respondió que no pudieron localizarla y ofreció a cambio una anciana. Hila, sin embargo, ha revelado a su familia que todo este tiempo estuvo con su madre hasta que fueron separadas dos días antes de su puesta en libertad.

Nada más cruzar la frontera, Maya Regev (21) fue trasladada con urgencia al hospital Soroka donde fue operada. Se trata de la primera joven que regresa entre los secuestrados en el ataque armado palestino contra el festival de música cerca del kibutz Reim que terminó en silencio con 364 víctimas. Maya había ido a la fiesta con su hermano Itai que sigue secuestrado.

La anciana Alma Avraham, secuestrada en su propia casa del kibutz Nahal Oz y liberada este domingo, fue trasladada de urgencia en helicóptero al Hospital Soroka de Beer Sheva. Su vida corre peligro, admiten en el centro sanitario sobre esta israelí de 84 años.

Desde el viernes, un país en profundo trauma y en guerra, pese a la tregua, ve y protagoniza una serie dramática por capítulos. Cada tarde, supervisa una tanda de caras y nombres. Cada tarde, los israelíes no quitan sus ojos de la pantalla para emocionarse con la vuelta de los que recuperan la libertad y que desde el 7-O son ya parte de su familia.

La Redacción

El periódico digital más leído en Santiago de los Caballeros y toda Republica Dominicana