Texas entrega kits de ADN para identificar niños tras la masacre en Uvalde

El estado estadounidense de Texas está listo para distribuir entre estudiantes de sus escuelas públicas kits de recolección de ADN con el propósito de que sus padres, si así lo desean, puedan guardar el material genético de sus hijos en caso de que requieran ser identificados durante una emergencia.

Estos kits de prueba son gratuitos, opcionales y estarán disponibles para los menores de cursos entre jardín y sexto grado. Permiten registrar una huella digital sin tinta, una descripción física y adjuntar una muestra de saliva en una tarjeta de identificación de ADN. Su distribución comenzará esta semana en el Distrito Escolar Independiente de Houston, el más grande del estado, informaron medios locales.

El material recolectado puede guardarlo la familia o entregarse a las autoridades policiales para la conformación de una base de datos que puede ser utilizada para el hallazgo de niños desaparecidos o el reconocimiento de víctimas de desaparición o de tráfico de personas.

La medida se pone en marcha menos de seis meses después de la masacre escolar más mortífera en la historia de Texas, perpetrada el pasado 24 de mayo por un adolescente que abrió fuego en la escuela primaria Robb Elementary de la ciudad de Uvalde, dejando 19 alumnos y dos maestros muertos. La identificación de muchas de las víctimas menores de edad fue difícil debido a las graves heridas que habían sufrido, por lo que fue necesario que los familiares proporcionaran muestras de ADN para poder recuperar los restos, recoge el canal NBC.

Sin embargo, su distribución obedece a una la ley de 2021 que establece un «programa de identificación de niños» y exige brindar dichos kits a los «distritos escolares y las escuelas de inscripción abierta para distribuirlos a los padres o tutores legales de ciertos estudiantes».

De acuerdo con The Washington Post, esta estrategia ha provocado preocupación y rechazo entre algunos padres, maestros y activistas, quienes abogan por que los legisladores se centren mejor en la seguridad de las escuelas, el control de armas y en frenar la violencia armada.

«Esto envía dos mensajes: el primero es que el Gobierno no va a hacer nada para solucionar el problema. Esta es su forma de decírnoslo. La segunda: que nosotros, los padres, ahora nos vemos obligados a tener con nuestros hijos conversaciones para las que quizás no estén preparados emocionalmente», aseguró Tracy Walder, exagente de la CIA y el FBI y actualmente profesora universitaria.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: