Un meteorito de 2021 contiene todos los ingredientes para la vida

Agua extraterrestre y los componentes básicos del ADN han sido encontrados entre los contenidos de un raro meteorito que aterrizó en el Reino Unido el año pasado tras un viajes de casi 300.000 años.

El meteorito Winchcombe fue el primero de su tipo que se recuperó en el Reino Unido cuando golpeó la ciudad homónima de Gloucestershire en 2021. Su rápida recolección por parte del público y los científicos aseguró que se conservara en condiciones casi prístinas, lo que permitió a los investigadores investigar los materiales que ha transportado desde el espacio exterior.

Un nuevo estudio, publicado en la revista Science Advances, respalda la sugerencia de que los meteoritos trajeron moléculas importantes a la Tierra que ayudaron a preparar el escenario para la evolución de la vida.

La Dra. Ashley King, quien codirigió el estudio y es experta en meteoritos en el Natural History Museum (NHM), dice en un comunicado: “El meteorito de Winchcombe está increíblemente bien conservado y tiene todos los ingredientes que pueden comenzar a crear un entorno adecuado para que evolucione la vida dentro.

“La composición de su agua, basada en los isótopos de hidrógeno, es muy similar a la que se ve en los océanos de la Tierra, mientras que los aminoácidos, que se utilizan para construir el ADN, también se encuentran en su interior”.

“Sabemos que no ha sido contaminado, por lo que esta investigación agrega peso a las teorías de que los asteroides carbonosos fueron importantes para traer estas moléculas a la Tierra después de su formación”.

Si bien el meteorito Winchcombe pudo haber caído a la Tierra en Gloucestershire, sus orígenes se encuentran a más de 300 millones de kilómetros de distancia. La cantidad de cámaras que captaron la caída del meteorito a la Tierra ha permitido a los científicos rastrear su camino de regreso a su lugar de origen en el cinturón de asteroides.

Durante millones de años, el meteorito fue parte de un asteroide más grande que orbitaba entre Marte y Júpiter. Muestra evidencia de haber estado expuesto a los vientos solares del Sol, lo que sugiere que pasó parte de ese tiempo en la superficie del asteroide.

Hace menos de 300.000 años, todo esto cambiaría cuando una colisión en el cinturón de asteroides rompió la roca y arrojó el meteorito al espacio cercano a la Tierra. En el momento de su formación, se estima que pesaba alrededor de 30 kilogramos.

Rápidamente terminó en órbita a unos 116 millones de kilómetros del Sol, que es unas 300 veces la distancia entre la Tierra y la Luna.

“Descubrimos que no pasó particularmente cerca del Sol en comparación con otros asteroides, y que solo estuvo viajando durante unos 300.000 años, lo cual es realmente rápido”, explica Ashley.

“Sin embargo, como Winchcombe es un tipo de meteorito realmente frágil conocido como condrita carbonácea, no llegará a la Tierra si no llega rápidamente, y caerá en el Sol o se romperá”.

La órbita de Winchcombe no era completamente circular, lo que significa que a veces estaba más cerca del Sol y otras veces más lejos. En el borde mismo de su órbita, estaba aproximadamente a la misma distancia que la Tierra del Sol y, el 28 de febrero de 2021, los dos cuerpos finalmente entraron en contacto.

Atrapado en la gravedad de la Tierra, el meteorito fue sacado de la órbita y cruzó el cielo mientras caía a la Tierra. Viajó a alrededor de 13,5 kilómetros por segundo mientras caía, que es alrededor de 15 veces más rápido que una bala de rifle, pero sigue siendo la velocidad más lenta registrada para cualquier meteorito de este tipo.

La mayor parte de su masa se quemó mientras atravesaba la atmósfera, fragmentándola en pedazos que cayeron sobre la ciudad de Winchcombe y sus alrededores. Finalmente se recuperó alrededor de medio kilo de meteorito, que está cerca de la masa estimada de fragmentos que deberían haber sobrevivido.

“Tuvimos suerte con Winchcombe en muchos aspectos”, añade Ashley. “El Reino Unido debería esperar dos o tres caídas de meteoritos pequeños cada año, pero estos a menudo aterrizan en algún lugar inaccesible”.

“El hecho de que cayera en una noche muy clara, y en una zona vigilada por cámaras, nos permitió localizarlo rápidamente. También fue una semana seca, lo que aseguró que pudiera empaquetarse rápidamente sin que la atmósfera de la Tierra lo alterara demasiado”.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: