Dominicanos y haitianos contrabandean combustible en playas de Pedernales

En las paradisíacas playas de Pedernales, dominicanos y haitianos contrabandean cientos de galones de combustible que es adquirido en las estaciones de expendio ubicadas en los pueblos fronterizos de República Dominicana y que luego es trasladado en yolas hacia el lado haitiano.

Los que venden el combustible, en el lado dominicano lo comercializan a unos 600 pesos el galón, de acuerdo con informaciones obtenidas por Diario Libre.

Los contrabandistas llenan los tanques de las motocicletas y otros vehículos en las estaciones ubicadas en la zona fronteriza. Luego lo trasvasan a tanques y galones que son vendidos a las yolas de Haití que viajan entre ambos países.

¿Armas y drogas?
Diario Libre pudo constatar el trasiego, yolas con los garrafones que se utilizan para trasvasar el diésel y la gasolina, pero no se percibe en las imágenes si también trafican armas de fuego o drogas. Las imágenes obtenidas ocurrieron a las 5:00 de la tarde, momento durante el cual el paso fronterizo de Anse-à-Pitre (en la frontera con Pedernales) ya está cerrado. Informantes contaron a este medio que muchos de los contrabandistas “echan” combustible hasta siete veces durante una jornada en una misma estación, pues está prohibido dispensar en galones y tanques, por lo que se ven obligados a utilizar los vehículos propios para el contrabando.

Supuestamente, estos contrabandistas pagan a los empleados de las estaciones para que carguen los vehículos sin llamar atención y en ese mismo esquema de sobornos también entrarían “militares del Cesfront y de la Armada dominicana”.

La crisis en Haití
Las bandas haitianas que controlan las rutas de acceso a la capital haitiana, Puerto Príncipe, han bloqueado también el acceso a la principal terminal petrolera del país lo que, a su vez, ha incrementado la carencia de derivados de petróleo. La factura petrolera en Haití ya era un problema antes del asesinato del presidente Jovenel MoÏse y la ausencia de institucionalidad que ha imperado desde entonces ha convertido el diésel y la gasolina en un bien de lujo.

Mientras, los contrabandistas en Haití venden el galón de combustible a unos 15 dólares la unidad, que serían unos 810 pesos.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: