EL INFORME OPPENHEIMER – ¿Anunciará Biden un plan económico hemisférico?



Durante su vi­sita del 23 de mayo a Tokio, Ja­pón, el pre­sidente Joe Biden anunció la creación de un bloque económico de 13 países entre Estados Unidos y Asia que se llamará el Esquema Indo-Pacífico. Y esto me lle­va a preguntarme: ¿anun­ciará Biden la creación de un bloque similar con Amé­rica Latina cuando presida la Cumbre de las Américas en Los Ángeles en la sema­na del 6 de junio?

El nuevo bloque econó­mico Indo-Pacífico reem­plazará al Acuerdo de Aso­ciación Transpacífica (TPP, por sus siglas en inglés), una iniciativa de comercio global que incluía a países asiáticos y latinoamerica­nos. El TPP, creado duran­te la presidencia de Barack Obama, fue un esfuerzo de Estados Unidos por contra­rrestar la creciente influen­cia económica de China en el mundo, pero el expresi­dente Donald Trump tonta­mente retiró a Estados Uni­dos del acuerdo en 2017. Ahora, Biden ha recreado el TPP con menos énfasis en el libre comercio, y dán­dole más peso a la creación de normas y reglas comu­nes para facilitar el comer­cio y asegurar las cadenas de suministro. El Esquema Indo-Pacifico representa­rá alrededor del 40% de la economía mundial e inclu­ye a Estados Unidos, Japón, India, Corea del Sur, Singa­pur, Tailandia, Filipinas y Vietnam.

“Estamos redactando las nuevas reglas para la eco­nomía del siglo XXI”, dijo Biden al anunciar el nue­vo bloque. “Van a ayudar a que las economías de todos nuestros países crezcan más rápido y de manera más jus­ta”.

Por supuesto, hay mu­chas razones para ser escép­tico sobre un bloque econó­mico similar entre Estados Unidos, América Latina y el Caribe.

El término “libre comer­cio” se ha convertido en una mala palabra en Washing­ton D.C., por temores de sectores aislacionistas de que provocaría una pérdida de empleos en Estados Uni­dos.

Además, hay poco tiem­po para redactar un plan económico hemisférico an­tes de la Cumbre de las Américas, y la reunión ya está amenazada por des­acuerdos sobre su asistencia y agenda.

El presidente de Méxi­co, Andrés Manuel López Obrador, ha amenazado con no asistir a la cumbre a menos que Biden invite a las dictaduras de Cuba, Ve­nezuela y Nicaragua. Y el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha sugerido que también podría quedarse en casa, aunque sin especi­ficar sus motivos.

Si los dos países más grandes de América Lati­na no asisten, sería difícil lanzar un gran plan hemis­férico. Pero si, se puede. Después de todo, hubo muy poco trabajo prepara­torio para el recién creado bloque Indo-Pacífico. Por el contrario, la declaración fundacional del grupo es en gran parte un docu­mento de buena voluntad, en que los países solo han acordado comenzar a ne­gociar un acuerdo de inte­gración económica.

 Biden podría ofrecer al­go similar para América Latina en un momento en que el desempleo en Esta­dos Unidos está en míni­mos históricos y el país ne­cesita desesperadamente cadenas de suministros al­ternativas para no depen­der tanto de las importa­ciones de China.

“El esquema que se anunció en Japón podría ofrecer un camino a se­guir para el hemisferio”, dice Eric Farnsworth, jefe de la oficina de Washing­ton D.C. del Consejo de las Américas, un grupo cen­trado en los negocios.

Farnsworth agregó que la próxima Cumbre de las Américas ha sido “secues­trada” por la discusión so­bre la asistencia de Cuba, Venezuela y Nicaragua, pe­ro eso es en parte porque no había una iniciativa eco­nómica de Estados Unidos que atrapara la atención de todos. Como advertí en es­ta columna en enero, Biden debería haber comenzado a trabajar en esto muchos meses antes.

}); fbq('track', 'PageView');

}); fbq('track', 'PageView');

(function (d, s, id) { var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if (d.getElementById(id)) { return; } js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = "https://connect.facebook.net/en_US/sdk.js"; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs); }(document, 'script', 'facebook-jssdk'));



Gracias a link

A %d blogueros les gusta esto: