Enfrentamiento diplomático entre Nicaragua y RD

El CorreoRD. Santo Domingo.- El gobierno de Luis Abina­der ha dado un cambio a la política diplomática, con declaraciones directas de su canciller Roberto Álva­rez sobre asuntos internos de países de la región, ori­ginando fricciones que han llamado la atención en los últimos nueve meses.

El hecho más reciente se produjo el pasado do­mingo, cuando Álvarez expresó en su cuenta de Twitter que “Las detencio­nes de los precandidatos presidenciales Cristiana Chamorro y Arturo Cruz en Nicaragua son un aco­so de la oposición ante las elecciones presidenciales de noviembre. Estas medi­das antidemocráticas indi­can la creación de un am­biente de intimidación e intolerancia”.

A seguidas agregó “Los cargos contra Chamorro y Cruz y la cancelación de personería jurídica del único partido de oposi­ción con que contaba la Coalición Nacional pa­ra enfrentar al presiden­te (Daniel) Ortega, apun­tan a la eliminación de toda oposición democrá­tica. Instamos liberación de Chamorro y Cruz”.

Respuesta de Nicaragua
El gobierno de Nicaragua, donde se celebrarán elec­ciones generales el 7 de no­viembre, protestó ayer de manera enérgica exigiendo respeto “ante las insólitas declaraciones” del canciller dominicano.

A través de un comuni­cado de su canciller Denis Moncada, Nicaragua con­sidera que esos son asuntos que solo conciernen al pue­blo y gobierno nicaragüen­ses, y dijo que su respuesta es en nombre de la decen­cia, la sobreranía, la no in­tromisión, no injerencia, y no interferencia, “que de acuerdo a todas las Cartas Internacionales que rigen la vida soberana entre los Esta­dos, nos rigen”.

“Llama poderosamente la atención, y debemos de­cir que nos llena de vergüen­za ajena, el que un pueblo valiente, como el hermano pueblo dominicano sea hu­millado así, porque en su nombre se cometen ultrajes y atropellos a la soberanía de pueblos hermanos”, sos­tiene.

Venezuela y Haití
Recientemente el gobierno de Abinader también emitió declaraciones que origina­do malestar diplomático con Venezuela, Haití y China.

Tanto el mandatario do­minicano como el canciller han asegurado en varias ocasiones que “no puede ha­ber una solución dominica­na” a los problemas de Haití.

El 2 de diciembre el canci­ller haitiano, Claude Joseph, pidió en una reunión con su homólogo dominicano, Ro­berto Álvarez, un cambio en la retórica de las autoridades de este país, para eliminar la “narrativa negativa” ha­cia Haití y hacia sus ciudada­nos, que “dejan mucho que desear”.

Las confrontaciones han continuado, ahora por la ca­nalización del río Masacre planteada por el gobierno del presidente haitiano Jo­venel Moise.

En el caso de Venezuela, el canciller Álvarez ha sido reiterativo desde que asu­mió su función en agosto del año pasado, que en el país sudamericano se requiere una negociación que garan­ticen elecciones justas, libres y transparentes, para la sali­da de la crisis.

Al respecto llegó a plan­tear en el Grupo de Lima un referéndum consultivo me­diado por la ONU.

 SEPA MÁS
Los conflictos diplomáticos
Acercamiento a EU.

Los conflictos diplomá­ticos iniciaron desde la juramentación del pre­sidente Luis Abinader el 16 de agosto del año pa­sado, cuando planteó una consolidación de las relaciones con Estados Unidos y un evidente en­friamiento con China.

Inclinación.
Al canciller Roberto Ál­varez, designado por Abinader cuando toda­vía era presidente elec­to y con una amplia hoja de servicio en campo di­plomático, se le atribuye una inclinación hacia la política internacional es­tadounidense.

Daniel Ortega.
El gobierno de Daniel Ortega, en Nicaragua, es considerado de tenden­cia socialista y un ene­migo político de Estados Unidos.

A %d blogueros les gusta esto: