Gobierno apostó a la construcción para dinamizar la economía, pero no arranca

Todos los anuncios de construcción de obras que ha hecho el presidente Luis Abinader han estado cargados de buenas intenciones y  un interés genuino de satisfacer las demandas de la gente en distintas localidades, pero al cumplirse un año de su gestión los procesos de ejecución se notan lentos y muchas obras anunciadas se mantienen solo como promesas.

Todos los anuncios de construcción de obras que ha hecho el presidente Luis Abinader han estado cargados de buenas intenciones y  un interés genuino de satisfacer las demandas de la gente en distintas localidades, pero al cumplirse un año de su gestión los procesos de ejecución se notan lentos y muchas obras anunciadas se mantienen solo como promesas.

Ambiciosos proyectos de realización de obras fueron anunciados en los discursos de toma de posesión el 16 de agosto, tales como la reparación y construcción de 30,000 viviendas para reactivar las economías locales, la construcción de la Autopista del Ámbar, el inicio del desarrollo turístico de Pedernales y la readecuación del puerto de Manzanillo.

En septiembre, el Instituto Nacional de la Vivienda (Invi) realizó una licitación de urgencia para la reparación y construcción de 30,000 viviendas afectadas por las tormentas Isaías y Laura a finales de julio, pero no aparece ninguna otra información al respecto. En caso de la Autopista del Ámbar, Pedernales y Manzanillo son proyectos que se estructuran bajo alianzas público-privadas, que aún están en fase de estudios, aunque en el caso de Pedernales, el pasado mes de junio, el presidente Abinader dio el primer palazo para el inicio de la construcción de 24 kilómetros de carreteras que las vías internas del proyecto.

En cada discurso, los presidentes se ven tentados a anunciar obras y el discurso del 08 de octubre, Abinader no resistió esa tentación.

Se refirió nuevamente a la autopista del Ámbar, pero también habló de la Circunvalación de Baní, la terminación de la carretera de Rancho Arriba/Ocoa, la construcción y ampliación de planteles educativos, reparación y remodelación de hospitales estancias infantiles, viviendas y un programas   de   mantenimiento   de   calles  y avenidas en las distintas provincias del país.

En su primer discurso de rendición de cuentas, dado el 27 de febrero, el presidente volvió a anunciar obras. Esta vez se refirió al proyecto de revitalización de la Zona Colonial, al proyecto integral de relanzamiento de la Costa Norte, la agilización de la presa de Montegrande, acelerar los trabajos de construcción de las presas de Guayubín y Alto del Yuna, el proyecto Vivienda Feliz y la ampliación de las avenidas San Isidro, Ecológica y la Hípica.

Asimismo, Abinader ofreció continuar la Circunvalación de Azua y de San Francisco, e indicó que estaban en fase de diseño la de Cabarete en Puerto Plata y la de Navarrete en Santiago. En este discurso volvió a referirse al proyecto bajo APP en Pedernales, pero en este momento aseguró que empezarían obras a mitad de año, lo que cumplió dando el primer palazo, pero aún no se han visto los tractores trabajando.

También, dijo que en los próximos meses acometerían la remodelación de la autopista Duarte, de la carretera que comunica San Francisco con el cruce de Controba, la conclusión de los puentes de la Canela y las Mercedes en Santiago y la reconstrucción de más de 500 kilómetros de caminos vecinales.

En cada provincia se han anunciado obras esperadas por las comunidades. Según el Ministerio de Obras Públicas unas 414 están en carpeta con una inversión estimada de RD$70,249.9 millones. De estas, 142 están en ejecución, 12 se han terminado, 28 están paralizadas y las otras están en estatus indefinido. Aunque solo ha pasado un año desde que Abinader asumió el mando, algunas obras anunciadas generan dudas de si realmente se realizarán pues en el terreno de muchas solo se mueven las buenas intenciones del mandatario.

En el caso del Puerto de Manzanillo aunque es un proyecto no está tan avanzado, por lo menos ya el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un préstamo de US$100 millones para tales fines y uno de las obras que contribuirá a su ejecución será la planta a gas natural anunciada por el ministro de Energía y Minas, Antonio Almonte, donde ya hay cerca de 28 empresas preseleccionadas para la licitación del proyecto energético.

En presupuesto
Además de las ya mencionadas otras obras anunciadas y presupuestadas son la Circunvalación de Baní, con una inversión superior a los RD$2,200 millones, y la de Azua que fue presupuestada en la gestión pasado por RD$1,600 millones, la carretera Rancho Arriba de Ocoa, la construcción y ampliación de planteles educativos, la reparación y remodelación de hospitales y estancias infantiles y el mantenimiento de calles y avenidas. De estas solo se ha notado un avance en las circunvalaciones de Baní y Azua y del mantenimiento de algunas vías, entre esas carreteras que comunican a una provincia de otra. Se recuerda que las circunvalaciones de Azua y Baní fueron dos deudas que dejó el pasado Gobierno con los residentes de estas provincias, aunque el trabajo de la primera se dejó mínimante adelantado.

Otras que pertenecen a este grupo son las ampliaciones de las carreteras de San Isidro, Hípica y Ecológica en Santo Domingo Este, así como la construcción de la carretera Zona Franca de Guerra y la Nueva Autopista del Nordeste.

Se quedan cortos
Muchos proyectos anunciados también se han quedado ahí y de ellos solo se ha hablado en discursos, pues ni están presupuestados ni se evidencia una ejecución real como es el caso de DR Silicon Beach en Puerto Plata, la construcción de la presa de Montegrande, la presa de Guayubín y Alto del Yuna, la remodelación de la Autopista Duarte y la construcción de las circunvalaciones de San Francisco de Macorís, Cabarete y Navarrete.

Una de las obras con más expectativas fue la construcción de una verja a lo largo de la mayor parte de la frontera con Haití, de 380 kilómetros de extensión, anunciada en su discurso de febrero pasado y lo único que se sabe, por las declaraciones del mismo presidente Luis Abinader es que se encuentra en proceso de licitación.

Respecto al Plan Nacional de Vivienda Familia Feliz, que fue muy “cacareado” porque se construirían 11,000 nuevas viviendas en un año, solo se realizó un primer picazo simultáneo el 16 de abril de 2020 en Santiago, Los Alcarrizos, Azua, Santo Domingo Este, Higüey, Hato Nuevo, Sabana Perdida, La Romana, Pedro Brand y San Pedro de Macorís y únicamente se ha informado la incorporación del proyecto al complejo residencial “Ciudad Altos de la Riviera”.

A inicios de marzo de 2021, el gobierno también prometió iniciar este año la construcción de un expreso que se extenderá desde la avenida Gregorio Luperón hasta Punta Cana y que incluirá un nuevo puente sobre el río Ozama y un elevado en Boca Chica, pero todavía no se ha hecho ni dicho nada concreto.

Otra obra con poca esperanza y que va de paralización en paralización desde hace años es la presa de Montegrande, donde justamente la semana pasada se reanudaron los trabajos, pero con la amenaza de que se detengan de nuevo porque camioneros aseguran se les deben RD$25 millones.

Los que se ejecutan
De acuerdo con el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) están en desarrollo varios proyectos de infraestructura con una inversión superior a RD$70,000 millones.

Entre estas obras se encuentran la remodelación y rehabilitación de la Autopista Duarte, las carreteras que comunican a varias provincias, el circuito vial de la línea Noroeste, el malecón de Nagua, la ampliación de la entrada de Samaná, la nueva carretera desde la Autopista Duarte hasta Cotuí sin pasar por el cruce de Piedra Blanca, la rehabilitación de Manzanillo y la carretera turística La Cumbre que conduce de Santiago a Puerto Plata, así como la revitalización de la Ciudad Colonial.

A pasito lento
Algunas de las obras anunciadas en los discursos y visitas del presidente a diversas localidades del país metafóricamente representan la frase “poco a poco la gallina se llena el buche”, pues aunque han iniciado, no llevan un avance ni del 20%. Es el caso de la ampliación de la avenida San Isidro en Santo Domingo Este (con una inversión proyectada de RD$800 millones), donde en un recorrido del Listín Diario se comprobó que es un proyecto que se ejecuta lentamente.

En esta avenida se observan las montañas de tierras formadas en el área donde será la ampliación, pero hay muy pocos trabajadores y camiones para que la construcción sea a vapor.

Peor es el caso de la avenida Hípica, también en Santo Domingo Este, con un costo de RD$561 millones, donde el presidente Luis Abinader ofreció un primer picazo el 5 de marzo de 2021, pero esta promesa quedó desde ese día en el olvido, pues no hay ni sombra de trabajadores, ni siquiera un letrero que anuncia la ampliación de esta carretera.

Moradores del lugar, al ser consultados por este medio, aseguran que “es el mismo sistema de siempre. Vienen cuando le da la gana y todos los gobiernos prometen terminar y nunca cumplen”, incluso mencionando directamente a la constructora que se encarga del proyecto, pero suponiendo que el gobierno no le paga a tiempo a la empresa.

Un poco más acelerados van los trabajos de la ampliación de la avenida Ecológica, cuyo costo ascenderá a RD$2,720 millones, donde se observaron varios camiones de Obras Públicas y trabajadores, a pesar de que se acercaba el mediodía y el sol resplandecía.

Sin embargo, la primera etapa de esta carretera fue entregada por el gobierno pasado a vapor pues todavía le faltan los reflectores, muros de contención y barras, ocasionando accidentes en esta vía, ya que en vez de los conductores dar la vuelta en U donde les corresponde, lo hacen en medio de ambos carriles violando las normas. Y sin terminar una parte, se trata de avanzar con otra.

Hay una excepción. Listín Diario observó que los trabajos de la segunda línea del metro van muy avanzados, al notar la presencia de varios trabajadores en la estación que estaría en Los Alcarrizos, donde también se ubicaría un teleférico que iría hasta el barrio Los Americanos en este municipio y una terminal interurbana de autobuses del Cibao. Parece que esta sería una de las obras prioritarias del gobierno porque algunos trabajadores confesaron que trabajan de lunes a sábado sin distracciones.

Regiones
Según el responsable del Listín en Santiago, periodista Leoncio Peralta, el gobierno en esta zona se ha dedicado a terminar las obras dejadas en proceso por la pasada gestión, como el acueducto de Cienfuegos y el de Baitoa y la carretera turística hacia Puerto Plata.

Las obras importantes prometidas y no iniciadas, de acuerdo con Peralta, son la carretera del Ámbar, el monorriel de Santiago, la renovación del Centro Histórico y los programas de viviendas anunciados.

Recientemente, en Jarabacoa se anunciaron algunas obras que no han iniciado, como la nueva carretera desde la Autopista Duarte por Guaigui.

El corresponsal de este medio en el sur, José Dicen, aseguró que la Ciudad Universitaria se ha prometido y se espera ahora que inicie en enero de 2022, así como el relanzamiento de la zona franca de Baní.   

UN CAMBIO
El caso de la Ciudad Colonial  
En este lugar, más que un cambio significativo, un lunes a las 9:00 de la mañana, el lugar estaba lleno de basura. En los alrededores de la Plaza España podían observarse botellas de agua tiradas en el piso y los zafacones repletos de residuos.

Sin embargo, un avance que se ha notado en esta gestión, visto en un recorrido de Listín Diario, está presente en el parqueo Atarazanas, que fue inaugurado el 6 de agosto por el presidente Abinader, con una inversión de RD$300 millones. Además, las fachadas e interior de algunos museos se han revitalizado, tal es el caso del Museo de las Atarazanas Reales (MAR), pero todavía no se nota  gran cambio en este destino turístico, según  moradores y empresarios de la zona.

A %d blogueros les gusta esto: