La “Red de Bayahíbe” pasó de viajes ilegales a tráfico drogas

Antecedentes. Zorrilla Constanzo fue condenado por viaje en que murieron 70 personas. Operandi. Trasegaban drogas en alta mar pasándose por pescadores.

Santo Domingo.-Ángel Zorrilla Constanzo, acusado de ser el jefe operativo del grupo de narcotraficantes conocido como la “Red de Bayahíbe”, forma parte del grupo oriundo de la región Este del país que dio el salto de traficar con personas llevándolas en yola de manera ilegal a Puerto Rico a hacerlo con drogas, una actividad que le resultaba más rentable.

La banda desarrolló el mismo modus operandi que su compueblano Antonio del Rosario Puente de recibir cargamentos de drogas en territorio dominicano para llevarlos a Puerto Rico en yolas rápidas y, en ocasiones, haciendo trasbordos en alta mar, operación que es conocida como “medio palo”.

Zorrilla Constanzo, oriundo de La Romana, al igual que Del Rosario Puente, se introdujo en la actividad de la organización de viajes ilegales en los años noventa. Se dedicó a esta actividad llegando a la categoría de “organizador” sin confrontar mayores dificultades hasta que uno de sus viajes zozobró y murieron unas 70 personas.

Condena recortada
Fue condenado a 20 años de prisión por la tragedia, ocurrida en 2001, pero en 2014 fue beneficiado con la libertad provisional. Poco después salió de prisión y, según las autoridades, volvió a sus antiguas andanzas.

Cabildo de La Romana
Pese a su historial delictivo ingresó al Ayuntamiento de La Romana como “seguridad del Alcalde”, corporación edilicia que también tiene como presidente del Concejo de Regidores a Faustino Ávila Guzmán, señalado junto a Zorrilla Constazo como cabeza de la estructura criminal llamada la “Red de Bayahíbe”.

Ambos fueron sometidos ante la Fiscalía de Higüey junto a otras veinte personas por un alijo de 153 paquetes de cocaína decomisados por la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD).

La DNCD investiga las ramificaciones de la actividad delictiva de Zorrilla Constanzo para determinar si tenía vínculos con Del Rosario Puente o con Pascual Cabrera Ruiz.

El ahora imputado se ganó espacio en el mundo del narcotráfico por su experiencia en el mar, al punto de que la banda criminal de la que se le atribuye ser jefe operativo usaba tácticas de pescadores para mover sus mercancías.

Modus operandi
El grupo recibía los cargamentos de drogas que llegaban en contenedores desde La Güajira, en la parte de la costa caribeña de la frontera de Venezuela con Colombia, y los llevaban hasta La Romana.

Allí se hacían pasar por pescadores para llevar las drogas en los botes camuflándolas en neveras de playas o en sacos. Luego se hacían a la mar para burlar la vigilancia de las autoridades.

Los capos preferían llegar hasta Puerto Rico en la embarcación originaria, dada su experiencia en esas travesías, pero cuando las circunstancias obligaban hacían trasbordos en alta mar a una embarcación mayor que pudiera entrar sin mayores dificultades a la vecina isla.

Ese era el mismo método que utilizaba Del Rosario Puente y que lo convirtió en el principal narcotráficante de la región Este del país, con el apoyo logístico de otros grupos nacionales y extranjeros.

Unificar expedientes

— Medida coerción
El tribunal de atención permanente de La Altagracia pospuso para el viernes la solicitud de medida de coerción contra Zorilla Constanzo y Ávila Guzmán para unificar dos expedientes y dar tiempo a que la defensa se prepare.