¡Libérenlos sin condiciones!

El CorreoRD, se solidariza en todas sus partes con el editorial de este jueves del Listin Diario y lo reproduce de manera total, por entender que la pieza literaria recoge el sentir de todo el pueblo dominicano que ejerce la libertad, no solo como derecho fundamental, sino como una propiedad innerente de todos los pueblos civilizados.

La angustia y el desconcierto abaten hoy no solo a los familiares y amigos de los misioneros extranjeros secuestrados en Haití, sino a todos aquellos que aspiran a que el orden, la seguridad y la estabilidad política se restablezcan en ese país.

LISTÍN DIARIO pide encarecidamente a los secuestradores que liberen sin condiciones a los religiosos, 16 estadounidenses y un canadiense, y un haitiano que conducía el autobús, para poner fin a este episodio de sufrimiento injustificado.

Los secuestradores de los misioneros, identificados como miembros de la pandilla 400 Mawozo, exigen un rescate de 17 millones de dólares, pero la congregación a la que pertenecen, humanitariamente dedicada a reconstruir casas dañadas por el último terremoto, no tiene esos recursos,

Tampoco los Estados Unidos tienen como política pagar rescate o hacer concesiones de esta naturaleza para salvar la integridad de sus ciudadanos cuando son rehenes de grupos armados o víctimas de retaliaciones de carácter político o religioso de gobiernos o sectas. Si lo pensaran bien, la demanda de un monto tan exorbitante no ha lugar.

Los pandilleros se harán un daño a sí mismos y a Haití, como nación atrapada en una espiral de miedo y de violencia, si persisten y prolongan este martirio humano contra personas indefensas que no merecen este abusivo atropello a sus derechos y a su dignidad.

Como medio de comunicación que está atento al devenir de la crisis haitiana y al que le preocupa que la situación se salga de sus cauces y termine repercutiendo en nuestro país, el LISTÍN DIARIO implora a los pandilleros del 400 Mawozo que suelten ya, sin daños, sin cobrar rescate y sin otras condiciones, a los misioneros religiosos que están en su poder.

Razonablemente, es la opción menos traumática para todas las partes.

Ojalá que la sensatez y un mínimo principio de cordura y de buena lógica los haga desistir de mantener al grupo de plagiados, antes que sean irreversibles otras formas de respuestas para su rescate.

Que Dios proteja a los misioneros y les dé una chispa de compasión y de piedad a sus secuestradores.

A %d blogueros les gusta esto: