Nuevos tiempos


 El dominicano de los barrios y campos, ahora menos que antes quizás, no será leído ni culto, y en gran medida no ha dejado de creer en baños, brujería, auto recetas y demás, pero no es tonto.

Los jóvenes de hoy son indiscutiblemente muy diferentes a lo que fuimos los que ya andamos por los sesenta, tienen ma­yor acceso al conocimiento, y mucho más posibilidades, internet incluido, de saber la realidad del país, de la crisis de salud y de los grandes esfuerzos realizados por el go­bierno de Luis Abinader para salir de la gra­vedad e ir caminando hacia el progreso.

De ahí que uno nota en colmados y col­madones, en parques y motoconchos que el respaldo popular a Luis Abinader y su go­bierno lejos de decaer es mayor y más for­talecido, el justo pago, digo yo, a un Presi­dente excepción, de trabajar incansable, de entonia con su pueblo, de fe en Dios y en el porvenir brillante que merece el pueblo do­minicano.



Gracias a link

A %d blogueros les gusta esto: