Pausa en visados no afecta haitianos que estudian en el país

Universidades privadas convocan reunión para abordar el problema

  • Los haitianos con planes de estudiar aquí aplican por visa de turismo, después se inscriben, solicitan visa de estudiante en Cancillería y, al final, van a Migración por su carné.

Los estudiantes haitianos que cursan carreras univer­sitarias en República Domi­nica no serán afectados con la medida gubernamen­tal que ha suspendido, por tiempo indefinido, el pro­grama especial de visados para escolares del país ve­cino.

En cambio, esta disposi­ción oficial sólo aplica pa­ra todos aquellos que, en lo adelante, pudieran estar in­teresados en elevar solicitu­des para el citado programa de visados, según informó anoche la Cancillería a Lis­tín Diario.

Hasta ayer, los estudian­tes haitianos no conocían del alcance de la medida del Gobierno dominicano, igual que el Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología (Mescyt), aun­que su ministro, Franklin García Fermín, acató la de­cisión “en todas sus partes”.

Ana y Peter son dos herma­nos haitianos que estudian aquí a costo de sus padres, ambos comerciantes en Hai­tí. Sentados en un banco de la Dirección General de Mi­gración, donde solicitaron la renovación de sus carnés de estudiantes, con visados vi­gentes, admiten desconocer en qué consiste la suspensión del programa de visado.

Ana se graduó de medici­na en junio en la Universidad Autónoma de Santo Domin­go, pero no ha podido iniciar la pasantía en un hospital porque un requisito es cam­biar su estatus migratorio de estudiante a residente.

Ella está enfocada en esos planes. “Si no puedo aquí, aspiro a que sea en España”, dice la joven, en tono de voz bajo, renuente a ser fotogra­fiada e identificarse.

Ella, de 26 años, como “protectora” de su hermano menor, Peter, de 22, (nombre ficticio, como el de Ana), se le adelanta y dice que él no ha terminado su carrera en Ute­sa. Peter, que está en su últi­mo año de ingeniería, anhela encontrar empleo en el país cuando se gradúe de ingenie­ro industrial. Ambos pagan alta suma de dinero por estu­dios y vivir aquí.

Ana, de su parte, pagaba un promedio de 1,000 dó­lares semestral en la UASD; Peter, 4,000 pesos mensua­les en Utesa, dependiendo de los créditos que inscriba en el cuatrimestre. “Es costoso, pagamos renta, luz, internet y tenemos gastos”, dice Ana.

Graduados retornan a Haití
Loanna, también estudian­tes, estudió comunicación social en la Utesa, ya hizo su pasantía, y tras graduarse re­tornó a Haití.

Allí se casó, tiene dos hijos y administra los negocios de su familia. Cuenta a Listín Dia­rio que el esfuerzo de su fa­milia y la oportunidad que le dio el país fueron las bases para sentirse realizada.

Como Ana y Peter, tam­bién autoridades universi­tarias y otros desconocen si la medida de suspender el programa de visado a los es­tudiantes haitianos incluye o no la renovación a los que actualmente cursan carreras, ya que todos los años tienen que renovarlo.

Según estadísticas del Mi­nisterio de Educación Su­perior, Ciencia y Tecnología (Mescyt), hasta el 2019, en República Dominicana cur­san carreras universitarias 9,208 extranjeros, de los que el mayor grupo 6,023 es hai­tiano.

El segundo grupo mayor es de estadounidenses, con 1,558 estudiantes; 548 vene­zolanos; 402 puertorrique­ños; 201 colombianos; 158 cubanos; 142 españoles; 62 italianos; 50 peruanos; 64 italianos y 52 mexicanos.

Ministro acoge medidas
Mientras una ejecutiva de la Asociación Dominicana de Universidades Privadas dijo que ha sido convoca­da a una reunión para tra­tar el tema, y ayer afirmó que desconocía los porme­nores de la medida guber­namental, anunciada por el viceministro de Asuntos Congresuales y Migratorios, Jatzel Román.

TRÁMITES
Los requisitos

La mayoría de los es­tudiantes haitianos vie­ne a República Domini­cana con visas de turis­mo, luego se inscriben en la universidad y, con ese documento, van a la Cancillería y solici­tan una visa estudian­te. Después, van a Mi­gración y se le expide un carnet que le acredi­ta como estudiante. En esos trámites gastan de entre 10,000 y 12,000 mil pesos.

A %d blogueros les gusta esto: