Unas 538 personas han muerto a manos de la Policía Nacional en los últimos cinco años

Los Derechos Humanos y un criminólogo consideran que la cifra es mayor que la registrada oficialmenteCritican la falta de criterio en la recopilación de los datos por parte de las autoridades

Unas 538 personas han muerto a manos de la Policía Nacional desde el año 2017 hasta agosto de este año, según establecen las estadísticas de la Procuraduría General de la República (PGR), basada en datos del Instituto Nacional de Ciencias Forenses y del órgano policial.

En un cálculo, cuando se divide el total de estos homicidios entre los 56 meses en los que se recogieron los datos, se obtiene el dato de que más de nueve personas mueren cada mes en la República Dominicana víctimas de la acción policial.

De manera detallada, las estadísticas contabilizan que en 2017, en el último tramo de la gestión del mayor general Nelson Peguero Paredes, hubo 140 de estos homicidios; mientras que en los tres años en que estaba dirigiendo la Policía Nacional el mayor general Ney Aldrin Bautista Almonte hubo 345 muertes por acción policial. O sea, 162 muertes en 2018; en el año 2019 registraron 103; y en 2020 contabilizaron 80 casos.

En tanto que en los último ocho meses de este año 2021, durante la administración del mayor general Edward Sánchez González, las autoridades registraron 53 homicidios por intervención de la policía.

¿Dónde ocurrieron?

Las estadísticas revelan que la provincia Santo Domingo fue la demarcación en donde se registró la mayoría de estos crímenes (118 casos), seguida de Santiago con 89 homicidios de este tipo; está San Cristóbal con 41 casos en el periodo de los casi cinco años y en el Distrito Nacional se contaron 41.Derechos Humanos

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) difiere de las estadísticas de la Procuraduría sobre la cantidad de ciudadanos que han caído “como consecuencia de las ejecuciones extrajudiciales cometidas por la Policía en los últimos cinco años”.

Manuel María Mercedes, presidente de la CNDH, indica que conforme a los datos de la institución que preside, la cantidad de esas “ejecuciones” es mayor.

“Según nuestros registros, en estos últimos cinco años han ocurrido aproximadamente 800 muertes de este tipo. Lo que resulta es que hay casos que no son revelados por la Policía Nacional de manera oficial”, explica.

Sin embargo, entiende que incluso los 538 casos que reportan las autoridades es una cantidad preocupante, pues entiende que en un Estado de derechos ningún ciudadano debe caer víctima de los policías.

María Mercedes también cita como un dato preocupante la falta de información sobre sanciones o condena a agentes que participan en la muerte de un ciudadanos.

“Si la Procuraduría dice que han ocurrido esa cantidad de muertes, preguntémonos cuántos de esos han sido condenados, pero cuando usted busca esas estadísticas no existen, porque la Procuraduría no las tiene”, manifiesta Manuel María Mercedes.

De acuerdo con las declaraciones del representante de los Derechos Humanos, los casos en los que policías son sometidos a la justicia son los que se ven envueltos en sucesos que tienen mucha publicidad a través de los medios de comunicación. Dice que la mayoría de este tipo de muertes queda impune.

También el criminólogo y antropólogo Wilfredo Mora García opina en la misma dirección que María Mercedes. Cree que podría tratarse de un número mayor.

Critica el poco rigor con que, en su opinión, las instituciones registran los casos. Sugiere que el país debe hacerse signatario de la Convención Contra las Ejecuciones Extrajudiciales, para que los registros se hagan bajo los estándares de las Naciones Unidas. Entiende que esto podría arrojar datos más precisos y confiables.

Algunos de los policía que fueron sometido por la muerte de la pareja de esposo evangélica en Villa Altagracia.

Algunos de los policía que fueron sometido por la muerte de la pareja de esposo evangélica en Villa Altagracia.

TE PUEDE INTERESAR

Patrulla Letal

23 casos reseñados en la prensa este año

  • De enero a octubre de este año, la prensa se ha hecho eco de al menos 23 muertes a manos de agentes de la Policía y el Ejército.
  • En enero el teniente Franklin Batista Valdez mató al cabo José Peña Ramírez, en un hecho ocurrido en un parqueo de un centro de salud, donde acudió a pedir atención médica para un familiar. Al llegar, el cabo le pidió al primer que moviera su camioneta, pero este se negó, lo que provocó una discusión en la que ambos sacaron sus armas, y resultó muerto el cabo.
  • El 7 de febrero falleció en Loma de Castañuelas, Montecristi, Francis Mercado, de 43 años, a manos de agentes policiales. Según testigos, los agentes mandaron a parar a Mercado en un lugar oscuro durante el toque de queda, y este no se detuvo, por lo que los policías le dispararon, hiriéndole de gravedad. Murió dos días después en un centro médico de Santiago.
  • El 27 de febrero, durante un supuesto intercambio de disparos en Los Botados, Yamasá, cayó abatido Juan Bautista Pascual, quien minutos antes había asesinado a tiros a su exesposa Nidia Muñoz Severino y a la madre de esta, Vicenta Severino.
  • El 1 de marzo falleció en la carretera Hato Mayor-Sabana de la Mar un hombre no identificado, luego de haber asaltado, junto a otros a un haitiano. La Policía detuvo a los alegados delincuentes, pero estos bajaron los cristales y dispararon, matando al suboficial Jinal Pie e hirieron al cabo Mota Constanzo.
  • El 9 de marzo murió Eduardo Hiraldo Pérez “El banquero”, de 41 años, quien era buscado por las muertes, en hechos separados, del segundo teniente Chanel de los Santos Suero y el civil Leonardo Maleno Urbano; y por herir al sargento Ángel David Berroa Almánzar y al cabo Jari Guante Comprés en Santo Domingo Norte. Un informe policial indicó que los agentes intentaron detenerlo, pero “El banquero” sacó una pistola, lo que provocó que los agentes lo hirieran. Sin embargo, un video muestra cómo los uniformados lo sacan del carro, lo lanzan al suelo y luego le disparan. El hombre falleció en el hospital.
  • El 30 de marzo, Elisa Muñoz y Joel Díaz, de 32 y 35 años, respectivamente, regresaba de un culto cristiano hacia Santo Domingo, cuando fueron interceptados por un grupo de policías, quienes descargaron sus armas largas contra el carro Kia en el que se transportaban. Según el informe, los policías dispararon al vehículo al “confundirlo” con otro carro, en el que supuestamente habían cometido un asalto en Bonao. También, Edward Sánchez González, director de la Policía, indicó que los agentes esperaban a alguien que se había robado una passola. La población condenó la salvajada, incluyendo al presidente Luis Abinader, quien pronunció que “nadie está por encima de la ley” y adelantó el nombramiento de la comisión de 20 personas encargadas de elaborar la reforma de la Policía, la cual va en proceso. A los agentes se les dictó un año de prisión preventiva.
  • El 18 de abril murió un hombre sin identificar a manos de agentes de la DNCD que tenían un operativo antinarcótico en la playa de Los Patos, Barahona. Según el reporte, cuando los agentes antidrogas llegaron al lugar, se percataron de que había tres hombres y dos mujeres, a quienes solicitaron identificarse, pero uno de ellos comenzó a insultarlos y disparó con un arma de fuego. Los agentes se vieron en la obligación de hacer varios disparos y en el hecho fue abatida la víctima.
  • El 29 de abril, agentes policiales dispararon a los supuestos asaltantes Junior José y Carlos Mateo Pierré, ambos de 21 años. Estos corrían luego de matar a un hombre. Además, habían despojado a varias personas de sus pertenencias, incluyendo dos vehículos, según la Policía.
  • El 4 de mayo murió el supuesto asaltante Johan David Bueno, de 31 años, en un incidente en el Cachón de la Rubia, Santo Domingo Este, donde también falleció el cabo Ramón Antonio Sosa Santana y el raso Juan Carlos Cruz resultó herido. Según el informe policial, los hombres habían asaltado a tres personas y cuando escapaban fueron interceptados por los agentes, dando a lugar una persecución en la que Johan David disparó contra los alistados e hirió al raso. El cabo Santana pidió refuerzos en momentos que el grupo intentó escapar abordando una yola, pero luego los acompañantes de Johan se lanzaron al agua y este levantó sus manos en señal de falsa rendición, pues tenía una pistola escondida entre sus piernas. Cuando el cabo Santana subió a la embarcación para poner al asaltante bajo arresto, este rápidamente sacó el arma que tenía oculta y le disparó varias veces al alistado y lo lanzó al río, por lo que en ese momento llegaron los refuerzos a quienes también atacó a tiros, pero cayó abatido al momento que los policías respondieron la agresión.
  • El 30 de mayo fue muerto Delfín Sabina, de 26 años. Este salió huyendo de un “teteo” durante un toque de queda y en una calle se encontró con una barrera policial, a la que arrolló con su carro. Los agentes le respondieron a tiros. Sobre ese hecho, ocurrido en Los Praditos, Distrito Nacional, José David Sabina, hermano de la víctima, dijo que los policías sacaron a Delfín del carro y lo golpearon, mientras que la Policía informó que investiga el hecho.
A %d blogueros les gusta esto: