VIVENCIAS – Los dueños y los aliados



Juan F. Puello Herrera

 Un fenómeno que ocurre con frecuencia en las distintas parroquias católicas del país es, que algunos feligreses se creen dueños absolutos de lugar de la celebración o sea el templo. ¿Có­mo se manifiesta este derecho de propiedad? Muy fácil, todo lo quieren hacer ellos, des­de las lecturas diarias de la misa hasta pren­der las velas del altar sin darle participación a otros parroquianos porque según entienden solo ellos tienen la capacidad y disponibilidad de hacerlo.

Así vemos, que el sentido comunitario en es­te tipo de gente se encuentra muy lejos de lo que enseñó Jesús, una actitud que no contribuye en nada a crear un ambiente de fraternidad, que a fin de cuentas es uno de los objetivos que persi­gue una comunidad cristiana.

Un comportamiento de esta naturaleza es una respuesta equivocada al llamado que ha­ce Jesús, para que todos se integren al anun­cio del reino. Por otra parte, están los aislados en el templo, que corresponde a quienes, du­rante las celebraciones litúrgicas, en especial la Eucaristía, se colocan en lugares apartados sin tener ningún contacto con los demás feli­greses.

Se trata de comportamientos que no se compadecen con el mensaje de Jesús, pues si hay una celebración que es un acto eminen­temente comunitario, de entrega y servicio es la Eucaristía. Dueños o aislados, ambas acti­tudes reflejan un desconocimiento total de la verdadera función de un cristiano, que es la de servir de camino para que otros lleguen a Jesús, considerándolos hermanos amados en la fe con todo lo que esto implica y significa.

}); fbq('track', 'PageView');

}); fbq('track', 'PageView');

(function (d, s, id) { var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if (d.getElementById(id)) { return; } js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = "https://connect.facebook.net/en_US/sdk.js"; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs); }(document, 'script', 'facebook-jssdk'));



Gracias a link

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: