El periódico digital más leído en RD

EL PAIS

Ya son más de seis meses de sequía en RD

Según las autoridades, incluido el presidente Luis Abinader, se trata de la más drástica de los últimos cuarenta años.

La sequía llamada “estacional” comenzó en noviembre del año pasado y, según los pronósticos que tenían los organismos competentes, esta debía comenzar a mermar con las lluvias a mediados del pasado mes de abril. Pero así no fue, y las presas han disminuido a niveles mínimos porque las precipitaciones no han sido suficientes para que los caudales, que alimentan los embalses, puedan recibir el agua suficiente para la distribución.

Pese a los esfuerzos que se han hecho desde el Gobierno para mantener caminando a los sectores productivos que dependen del agua, así como a las comunidades para los quehaceres diarios, la sequía golpea duro a barrios y sectores de todo el país porque el suministro de agua es mínimo en algunos lugares y nulo en otros. Mientras, que en el área de la agricultura, para el riego de cultivos, se han reducido los caudales.

Onamet explica prolongación

Ante la prolongación de la sequía, la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet) explica que estos período de “secas” ocurren de manera recurrente en el territorio dominicano, y de acuerdo con el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (PICC), sus impactos negativos ponen en evidencia la vulnerabilidad ante ellas debido a que sus efectos arrastran daños de diversa índole.

El organismo señala que las proyecciones de cambio climático indican que los períodos de sequía cada vez serán más frecuentes, intensos y prolongados.

“Cabe destacar que dentro de los principales tipos de sequía (meteorológica, agrometeorológica, hidrológica y socioeconómica), la sequía meteorológica es la más importante, por cuanto todos los tipos de sequías se derivan de ésta” expresa la entidad en un informe del pasado mes de marzo.

Al dar razones de por qué se extiende, la Onamet refiere que los fenómenos “El Niño y La Niña” inciden en el comportamiento climático de las lluvias en una región, y pueden pasar de una sequía estacional a contingente, que es aquella en la que hay ausencia o disminución considerable de lluvia en un período que normalmente es de abundante abastecimiento.

ONU/FAO alerta preocupada

Como la sequía producida por el cambio climático no solo afecta a la República Dominicana, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha pedido mecanismos innovadores de financiación para ayudar a hacer frente a las crecientes frecuencia y gravedad de los episodios de sequía, mientras se intensifican los fenómenos climáticos extremos que a menudo provocan los mayores daños en comunidades frágiles.

“La falta de recursos financieros adecuados, oportunos e innovadores sigue siendo un obstáculo importante para una gestión proactiva e integrada de la sequía”, afirmó el Sr. Qu Dongyu, Director General de la FAO, en un acto especial de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Agua de 2023 en Nueva York llamado Drought-Fragility‑Finance‑nexus: managing drought risk and overcome conditions of fragility (“El vínculo sequía‑fragilidad‑financiación: gestionar el riesgo de sequía y superar las condiciones de fragilidad”).

En la actualidad, 2,300 millones de personas viven en países con estrés hídrico, y cerca del 10 % de la población mundial, en países con estrés hídrico elevado o crítico. Además, el 80 % de las aguas residuales se vierten sin tratar al medio ambiente, y más del 90 % de las catástrofes naturales están relacionadas con el agua. La agricultura es responsable del 72 % de las extracciones mundiales de agua dulce.

Las comunidades de RD más afectadas

En la República dominicana son muchas las comunidades que no están recibiendo de manera regular o normal el servicio de agua potable para sus quehaceres diarios. La demarcación más perjudicada por la situación es el Gran Santo Domingo, sobre todo sectores de la provincia Santo Domingo como Los Alcarrizos, Pedro Brand, Los Girasoles, Pantoja, Herrera, residenciales en la avenida República de Colombia; Puerta de Hierro, Cuesta Brava, Cuesta Hermosa I, II y III, Isabel Villa, Arroyo Hondo Viejo, La Puya. Aunque en estos días, por las lluvias caídas. Ya en el Distrito Nacional se encuentra Manganagua, el barrio 30 de Mayo, y los residenciales que bordean la avenida Independencia.