¡El café nunca debe recalentarse!

Desde pequeña, he visto como mami prepara café suficiente para tomar y luego ofrecerle una taza recalentada a las habituales visitas vespertinas que llegan a casa.

De igual manera, esta práctica se repite con mis compañeros de trabajo, quienes, normalmente, toman una taza de café de la greca del comedor y la calientan en el microonda.

Y es que, a muchos se nos hace muy práctico tener café disponible siempre y de manera rápida.

Sin embargo, lamento informarles, mis queridos coffeelovers, que, de acuerdo con los expertos, calentar el café no es recomendable.

Pero ¿por qué el café no debe recalentarse? 

Cristopher Martínez, barista.

Para responder nuestras interrogantes, en lamejorhora.com conversamos con el barista profesional Cristopher Martínez.

El especialista nos explica que la razón por la que no debemos hacerlo es porque recalentar el café provoca que cambie su sabor.

Lo que sucede es que al calentar el café se evapora parte del agua que estaba en la extracción original y esto produce que se concentren los sabores de los azúcares, carbohidratos, ácidos y lípidos que fueron ya extraídos, provocando así un cambio de sabor, indica Martínez.

En efecto, el aroma y el sabor sufren directamente porque se sentirá un café con una acidez más alta y un aroma no tan agradable, ya que muchas de las notas del café se habrán perdido.

Cambio no agradable a nuestro paladar, porque se puede percibir la bebida más ácida y amarga, nos resalta Cristopher.

Afecta la salud

Pero más allá del cambio de sabor, no es recomendable recalentar el café debido a que se produce una alteración en sus componentes químicos e ingerirlo puede resultar dañino para el organismo, según advierte la barista Erika Chagoya, en una entrevista publicada en el periódico mexicano el dineroenimagen.com.

De acuerdo con la experta, el ácido clorogénico que contiene el café, al someterlo al calor se descompone y se convierte en ácido cafeico y ácido quínico que en altas concentraciones pueden provocar problemas gástricos.

Y les confieso, una vez visité a una tía y me brindó un café recalentado y sentí que me cayó “como piedra” en el estómago, quizás, por lo mismo que explica Chagoya.

Guardar el café en termo

Otra práctica muy común, incluso, mi mamá también suele hacerlo, es la de guardar grandes cantidades de café en un termo hermético, que permita mantener la temperatura del café durante un buen rato.

A opinión de nuestro barista Cristopher, aunque el café esté en un termo hermético, someterlo a una temperatura constante después de la extracción puede afectar directamente en el sabor. “Yo no lo recomiendo”, advierte.

Martínez señala que el café no se debe recalentar de ninguna manera, ni en horno, ni agua maría ni microonda.

Puntualiza que, lo más recomendable es tomarse el café justo después de la extracción.

Bueno, mis queridos coffeelovers, ya hemos aprendido que para disfrutar de todos los sabores y aromas que nos brinda un buen café no debemos, de ninguna manera, recalentarlo.

Así que, llevémonos de las recomendaciones de Cristopher y solo prepararemos la cantidad que nos vayamos a tomar.

¡Hasta la próxima colada!

*Cortesía de lamejorhora.com

A %d blogueros les gusta esto: