Las hospitalizaciones por trastornos alimenticios aumentaron en la pandemia, pero el problema no ha terminado, advierten expertos

Junto a las numerosas repercusiones de la pandemia de covid-19 en la atención pediátrica, los investigadores han observado un marcado aumento de los adultos jóvenes que buscan tratamiento para trastornos de la alimentación.

En todo Estados Unidos, las hospitalizaciones de adultos jóvenes y adolescentes con trastornos de la alimentación aumentaron a un ritmo de alrededor del 0,7% al mes en los dos años anteriores a la pandemia, según un nuevo estudio que se publicó este lunes en la revista académica JAMA Pediatrics. Pero en 2020, el primer año de la pandemia, esa cifra subió a un 7,2% mensual de media.

Desde la primavera de 2020, cuando se implementaron la mayoría de las restricciones/confinamientos por covid-19, hasta la primavera de 2021, el número de ingresos por trastornos alimenticios se duplicó aproximadamente. Esta cifra aumentó hasta su máximo en abril de 2021.

“Pudimos demostrar que en múltiples sitios en todo el país, hubo aumentos significativos en los pacientes con trastornos de la alimentación después del inicio de la pandemia, que esto no era solo un fenómeno aislado”, dijo el principal autor del estudio, la Dra. Sydney Hartman-Munick, profesora asistente de Pediatría en la Escuela de Medicina Chan de la Universidad de Massachusetts. “Los resultados coinciden con lo que todos sentíamos trabajando día a día en nuestras clínicas y en el hospital”.

Los hospitales individuales habían informado de un aumento de los casos de trastornos alimenticios durante la pandemia, pero este estudio fue el primero en mostrar el impacto a nivel nacional, dijo el Dr. Jason Nagata, profesor asistente de Pediatría en la Universidad de California, San Francisco. Nagata no participó en el estudio.

Los investigadores rastrearon los datos de 14 programas de medicina para adolescentes basados en hospitales “geográficamente diversos” y un programa de tratamiento de trastornos alimenticios no hospitalario desde 2018 hasta 2021, según el estudio. La investigación mostró que el número de personas que buscan tratamiento aumentó, pero no puede decir que la pandemia causó el aumento o si la severidad de los casos fue peor durante la pandemia, dijo Hartman-Munick.

“Los trastornos alimenticios han sido y siguen siendo un importante problema de salud pública para los adolescentes y los adultos jóvenes”, dijo. “Los trastornos alimenticios pueden ser graves, durar toda la vida y ser mortales, y la recuperación puede llevar años incluso con un tratamiento oportuno y adecuado”.

Después del primer año de la pandemia, el volumen de nuevos pacientes comenzó a disminuir en 2021, pero aún se mantuvo en niveles más altos que antes de la pandemia de covid-19.

“Al final del estudio, no se han alcanzado los niveles de referencia anteriores a la pandemia, por lo que es probable que sintamos el impacto de este aumento de volumen durante bastante tiempo”, dijo Hartman-Munick.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: