Dueños de viviendas en Brooklyn dicen que no pueden deshacerse de un criminal hispano que ha invadido sus propiedades en Nueva York

Un convicto hispano que enfrenta un cargo de homicidio podría agregar a sus antecedentes “propietario ilegal”, de acuerdo con dos propietarios de Brooklyn que están cansados, ya que dicen que el criminal se apoderó de sus propiedades de inversión y las llenó de ocupantes ilegales.

Mohammed Choudhary, de 70 años, y Boysin Lorick, de 75, se vieron en la obligación de lidiar con el Tribunal de Vivienda de la ciudad para expulsar a los que viven en las residencias en ruinas de Neptune Avenue, pese a haber sido amenazados y agredidos por los invasores, dice la demanda.

Asimismo, podrían enfrentar más de 370,000 dólares en multas del Departamento de Edificios de la ciudad por ocupación ilegal y otras infracciones, de acuerdo con los registros.

“Es un gran lío y es una situación muy peligrosa”, expresó Choudhary frustrado al diario New York Post.

Ambos hombres compraron 3506, 3508 y 3514 Neptune Ave. en mayo de 2019 por $1.3 millones como inversión, dijeron.

Para ese entonces, Peter Fonseca, de 45 años, vivía en el garaje detrás de 3508 y se negaba a irse, manifestaron los dueños en documentos judiciales.

Fonseca fue detenido en el mes de octubre de 2019 por abuso sexual a un menor. La captura del criminal permitió a los propietarios cerrar las casas.

Cuando empezaron los cierres de Covid-19, los dueños quedaron varados fuera de la ciudad de Nueva York durante varios meses en 2020 y dejaron las viviendas vulnerables.

Cuando los titulares de las residencias volvieron en septiembre de 2020, hallaron al hispano, junto con varias personas extrañas que aseguraron que Fonseca era su arrendador.

“No tienes nada que hacer aquí. Estos edificios nos pertenecen ahora”, supuestamente le dijo Fonseca a Lorick, según el litigio.

Choudhary y Lorick acusaron a Fonseca y a sus “inquilinos” de haberlos amenazado y agredido. Como resultado, ha habido seis detenciones, incluso por agresión doméstica y posesión de drogas, en o frente al 3508 entre el mes de mayo de 2019 y el 3 de noviembre del mismo año, y casi 150 llamadas a las 911 vinculadas con el 3508 y el 3514 Neptune durante el mismo periodo.

La policía de Nueva York se negó a absolver a los ocupantes ilegales y remitió a Choudhary y Lorick a un tribunal civil luego de que el hispano afirmara haber estado viviendo allí por varios meses.

Por su parte, el Departamento de Edificios castigó a los verdaderos dueños con 37,000 dólares en multas y enfrentan un posible cargo de 370,000 de dólares.

“Ahora no podemos hacer nada y tratamos de ir a DOB para explicarles y dijeron que no es su problema”, aseguró Lorick.

Finalmente, un juez del Tribunal de Vivienda de Brooklyn se puso del lado de Choudhary y Lorick, y acordó que Fonseca debería ser expulsado a finales de este mes de noviembre.

Los propietarios ahora están demandando a la ciudad en la Corte Suprema Brooklyn, buscando una orden judicial para detener las violaciones y para que los oficiales del NYPD o DOB los acompañen mientras tratan de entrar a las casas.

“Esta demanda es una petición de ayuda para las mismas agencias de la ciudad que injusta e injustamente continúan multando a un arrendador que ha hecho todo lo posible para tener acceso a sus propias instalaciones con el fin de subsanar violaciones que ni siquiera causaron”, dijo el abogado Natraj Bhushan, que representa a los propietarios.

Fonseca ha estado entrando y saliendo de la cárcel desde 1997 por cargos como robo de vehículo, agresión e intento de robo. En el mes de junio el hispano fue declarado culpable y sentenciado a un año de prisión por el caso de abuso sexual, en el que supuestamente violó a una niña menor de 17 años en dos oportunidades.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: