Empujan una ley en Nueva York que obligaría a ajustar anualmente el salario mínimo dependiendo de la inflación

Una propuesta de ley que fue reintroducida este martes en la Asamblea Estatal, aspira que Nueva York adopte aumentos anuales de salarios mínimos, a través de una fórmula que vincule estos ingresos directamente con las tasas inflacionarias.

Esto significa, con base a las proyecciones de los legisladores y de una coalición de organizaciones que empujan este anteproyecto, que el salario mínimo por hora de la ciudad de Nueva York pasaría de forma escalonada de $15,00 a $21,25 para 2026.

En condados como Nassau, Suffolk y Westchester el salario mínimo aumentaría de $15,00 a $20 para 2026. Y el resto del estado aumentaría de $13,20 a $16,35.

“La idea es que podamos atar el aumento del salario a los índices inflacionarios. De tal manera que la masa laboral no tenga que esperar años para que el estado apruebe estos incrementos. La última vez que se aumentó el salario fue en 2018. Fue una discusión que se tardó seis años”, recordó la senadora estatal colombo- americana, Jessica Ramos, una de las patrocinantes principales de esta idea legislativa, que llevaría más dinero a las manos de por lo menos 2 millones de trabajadores en Nueva York.

El último aumento salarial, al cual se refiere la legisladora, como es evidente, se ha desmoronado por completo ante los fuertes golpes inflacionarios de los últimos meses. Algunos indicadores sostienen que para quienes reciben hoy el salario mínimo de $15 por hora, su poder adquisitivo ha caído alrededor de un 15%.

Por ejemplo, de acuerdo con el análisis de James Parrott, director de política económica y fiscal en la New School en Nueva York, “estos trabajadores han retrocedido cuatro años, a los días en que su salario mínimo era de $13 por hora”.

Impacto en comunidades de color

Con base a los cálculos de los legisladores, indexar el salario mínimo de esta manera, protegería a futuro el poder adquisitivo de millones de trabajadores. En particular, mejoraría la seguridad económica de los empleados predominantemente de color de varias industrias vitales.

El proyecto de ley también garantiza que estos aumentos sucedan automáticamente, en lugar de quedar a merced de las luchas sindicales y legislativas cada año.

En este sentido, algunos tabuladores proyectan que si el salario mínimo dependiera de la fórmula de indexarlos con la inflación, desde 1968 habría sido $21,50 el pago por hora en 2020.

Hay que destacar, que dado que la ley del estado de Nueva York establece el monto mínimo de pago por hora para los trabajadores que reciben propinas, en dos tercios del ingreso mínimo regular, estos cambios también conducirían automáticamente a un alza a este inmenso grupo laboral.

Si este anteproyecto es aprobado a principios del próximo año, el ajuste sería de forma escalonada: En la Gran Manzana pasaría a $17 por hora en el 2023, 18,80 en el 2024 y $20,45 en el 2025. De allí en adelante, se aplicarían cada doce meses los mismos criterios de revisión.

“De acuerdo con nuestras consultas, existe la certeza en los partidos demócratas y republicanos de avanzar en esta propuesta y convertirla en ley de manera inmediata, apenas se inicien las sesiones legislativas en enero. Se trata de que Nueva York tenga un criterio más justo, para garantizar salarios ajustados a la realidad de la clase trabajadora. Más aún cuando se habla de recuperación económica post-COVID-19″, indicó Maritza Silva- Ferrell portavoz de la organización Economía en un Ambiente de Igualdad (ALIGN).

En este panorama se tiene claro que más del 40% de los trabajadores que tendrían garantizadas revisiones salariales en industrias como los restaurantes de comida rápida, comercio, atención al cliente y empresas de la hospitalidad, serían personas de origen hispano.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: