Exmilitar latina defiende con orgullo la entrega con la que uniformados hispanos sirven a EEUU

Cuando Yoselín Brice era una niña y correteaba por los campos de Tamboril, en República Dominicana, soñaba con poder salir de allí un día, y recorrer el mundo. La pequeñita vivía con sus padres y sus hermanos, en un campo lleno de carencias en la localidad rural, ubicada en Santiago de los Caballeros. En su casa no había agua potable, no había baños, no había regaderas… pero había muchas ganas de superación.

Así lo confiesa la dominicana, quien a sus 50 años de edad hoy asegura haber vivido una película que tuvo como momentos álgidos su llegada a Nueva York, cuando tenía 8 años y el ingreso a las filas de las Fuerzas Militares de Estados Unidos.

“Para mí venir a Nueva York fue un cambio tremendo; fue como de repente abrir los ojos y sentirme como si estuviera en un programa de television, después de haber vivido en una zona rural. Crecí como una niña muy entusiasmada y bien feliz, primero en Jamaica, Queens, y luego en el Alto Manhattan”, comenta la exintegrante de la Fuerza Aérea. “Luego en la secundaria comence a soñar con querer ser parte del Ejército. Eso se convirtió en mi gran sueño, pero como pasa en muchas familias dominicanas, mi mamá me convenció de que primero tenía que ir a la universidad y asegurar mi educación. Así lo hice y después me metí a la Fuerza Aérea”.

La exsargento, quien estuvo en las Fuerza Armadas entre 1999 y el 2004, asegura desde su casa en Westchester, al norte del condado de El Bronx, que en su rol de comando y control de aviones, pudo hacer realidad su sueño de vestir el uniforme militar y conocer lugares tan lejanos como Japón, Australia, Arabia Saudita, Corea del Sur, España, Turquía, islas del Pacífico y el Oriente Medio.

“Para mi haber estado en la Fuerza Aérea fue maravilloso, porque pude tener la oportunidad de ver partes del mundo que como una mujer sola, en ese entonces, no hubiera podido”, dice la veterana militar, quien entre risas agrega que su paso por las Fuerzas Armadas también le sirvieron para conocer el amor.

“Estando allí conocí a mi esposo, Charles, que estaba en la Marina y entonces decidí salirme para poder seguirlo a él, porque siendo militares los dos, a él lo mandaban a un lado y a mí a otro, entonces así era difícil desarrollar una relación y tener una familia, que era lo que tambien quería”, asegura la caribeña. “Sentía que ya había disfrutado seis años en la Fuerza Aérea, entonces me casé, y me mudé a Maryland a áreas de DC y tuvimos a nuestros dos hijos”.

Pero en el momento en que la familia celebraba su amor, y la felicidad los embargaba por la gracia de tener a su niña de 2 años y su bebito de 2 meses, en diciembre del 2008, en el estado de Virginia, el esposo de la exsargento murió. Una tragedia con la embarcación en la que viajaba la dejó sola y de nuevo la exmilitar tuvo que darle otro timonazo a su vida.

“Me regresé a Nueva York para estar cerca de mi familia, para que me ayudaran con mis hijos y después de estar establecidos aquí, empecé a buscar apoyo en organizaciones y me encontré a ‘Tuesday’s Children’, que me ha ayudado desde entonces y que nos da la posibilidad de compartir con familias de otros niños que como los míos, han perdido a sus padres en tragedias. Ellos me mandaban cartas, mensajes de apoyo, y me han dado protección, apoyo y sanación como familias que están pasando por el mismo sufrimiento”, dice la dominicana.

Tuesday’s Children es una organización que tiene como misión cuidar de las comunidades afectadas por el terrorismo, el conflicto militar o la violencia masiva, ofreciendo una vida de curación para las familias que han sido cambiadas para siempre.

Al hablar sobre el grupo de apoyo, que ha visto como un espacio útil en su vida y la de sus dos niños, quienes hoy tienen 16 y 14 años, la exsargento Brice manifiesta que lo mejor de la organización es que crean actividades y un ambiente muy familiar, que los ayudan a salir de la tristeza y a manejar los retos emocionales surgidos tras la pérdida de su ser querido.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: