Jamel Finney murió tras pasar días hospitalizado luego de ser arrollado por una joven conductora borracha en Brooklyn (NYC). El hombre de 48 años estaba cruzando Fulton St. a mitad de cuadra cerca de Franklin Ave. en el vecindario Bedford-Stuyvesant alrededor de las 11:30 p.m. el 19 de octubre cuando fue atropellado por un Ford Escape 2021 en dirección oeste, según la policía. Los médicos lo llevaron de urgencia al New York-Presbyterian Hospital Brooklyn Methodist, donde murió 10 días después, reportó Daily News ayer. Finney vivía en Crown Heights, a una docena de cuadras de donde fue arrollado. La conductora de la camioneta SUV, Tanaisa Canhigh de 29 años y que también vive en Crown Heights, permaneció en el lugar y fue detenida. Al día siguiente la policía la acusó de agresión vehicular y conducción en estado de ebriedad. Fue puesta en libertad sin fianza después de ser procesada en el Tribunal Penal de Brooklyn. En ese momento ninguno de los cargos era elegible para fianza, dijeron funcionarios de la corte. Pero ahora Canhigh podría enfrentar acusaciones actualizadas a raíz de la muerte de Finney. Este año ha sido nefasto en el asfalto neoyorquino en los cinco condados. Del 1 de enero al 31 de julio unas 150 personas fallecieron en accidentes viales, según el Departamento de Transporte (DOT) de la ciudad. Particularmente hay un aumento del 129% en los incidentes de atropello y fuga en toda la ciudad. Además de la violencia armada los accidentes de tránsito son otro gran reto para el alcalde Eric Adams. Ello a pesar de “Vision Zero” (Visión Cero), plan de seguridad vial creado en 2014 por el entonces nuevo alcalde Bill de Blasio, quien prometió hacer que la urbe fuese más segura para peatones, ciclistas y automovilistas, con una meta de cero muertes para 2024. La ciudad de Nueva York ya había experimentado en abril un aumento del 35% en accidentes de tránsito, alertó NYPD. A finales de ese mes hubo una racha trágica a un promedio de una persona muerta por arrollamiento cada día.

Jamel Finney murió tras pasar días hospitalizado luego de ser arrollado por una joven conductora borracha en Brooklyn (NYC).

El hombre de 48 años estaba cruzando Fulton St. a mitad de cuadra cerca de Franklin Ave. en el vecindario Bedford-Stuyvesant alrededor de las 11:30 p.m. el 19 de octubre cuando fue atropellado por un Ford Escape 2021 en dirección oeste, según la policía.

Los médicos lo llevaron de urgencia al New York-Presbyterian Hospital Brooklyn Methodist, donde murió 10 días después, reportó Daily News ayer. Finney vivía en Crown Heights, a una docena de cuadras de donde fue arrollado.

La conductora de la camioneta SUV, Tanaisa Canhigh de 29 años y que también vive en Crown Heights, permaneció en el lugar y fue detenida. Al día siguiente la policía la acusó de agresión vehicular y conducción en estado de ebriedad.

Fue puesta en libertad sin fianza después de ser procesada en el Tribunal Penal de Brooklyn. En ese momento ninguno de los cargos era elegible para fianza, dijeron funcionarios de la corte. Pero ahora Canhigh podría enfrentar acusaciones actualizadas a raíz de la muerte de Finney.

Este año ha sido nefasto en el asfalto neoyorquino en los cinco condados. Del 1 de enero al 31 de julio unas 150 personas fallecieron en accidentes viales, según el Departamento de Transporte (DOT) de la ciudad. Particularmente hay un aumento del 129% en los incidentes de atropello y fuga en toda la ciudad.

Además de la violencia armada los accidentes de tránsito son otro gran reto para el alcalde Eric Adams. Ello a pesar de “Vision Zero” (Visión Cero), plan de seguridad vial creado en 2014 por el entonces nuevo alcalde Bill de Blasio, quien prometió hacer que la urbe fuese más segura para peatones, ciclistas y automovilistas, con una meta de cero muertes para 2024.

La ciudad de Nueva York ya había experimentado en abril un aumento del 35% en accidentes de tránsito, alertó NYPD. A finales de ese mes hubo una racha trágica a un promedio de una persona muerta por arrollamiento cada día.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: