Mafioso italiano mandó a matar su padre y hermano: veredicto tras juicio en Nueva York

Un jurado en Brooklyn (NYC) condenó ayer a Anthony Zottola Sr. por mandar a matar a su padre Sylvester e intentar eliminar a su hermano Salvatore contratando a miembros de la pandilla callejera “Bloods” en 2018.

Himen Ross (36), quien fue acusado de realizar los disparos fatales, también fue condenado. Alfred López, quien según los fiscales fue el conductor de la fuga de Ross, fue absuelto. Varios otros hombres se habían declarado culpables de participar en el complot, reportó The New York Times.

Los fiscales le habían dicho al jurado en el Tribunal Federal de Distrito que Anthony Zottola quería que su padre muriera para poder controlar un negocio familiar de bienes raíces. Fue acusado de trabajar con un miembro de alto rango de la pandilla “Bloods” que contrató a una “red de sicarios”.

Los abogados defensores negaron que hubiera conspirado para matar a su padre y a su hermano. Dijeron que había sido aprovechado por un grupo de delincuentes con los que había cultivado una relación porque sentía que necesitaba protección contra la mafia.

La evidencia en el juicio incluyó cientos de mensajes de texto entre los conspiradores y el testimonio de un asesino a sueldo que describió torpes intentos de asesinato.

Ese testigo, Ron Cabey, testificó que además de intentar matar al patriarca Sylvester Zottola y su hijo Salvatore, consideró asesinar a Busawn Shelton, un alto miembro de los “Bloods” de quien Cabey sospechaba que le ocultaba información, y a dos conductores de fugas a quienes consideraba demasiado “habladores”.

Al final, la decisión de Cabey de hablar rompió el caso. Arrestado en el verano de 2018 después de que un oficial de policía lo viera deshacerse de un arma, finalmente le contó a los investigadores sobre los complots de asesinato. Eso condujo al arresto de Shelton y al descubrimiento de los mensajes de texto que había intercambiado con Anthony Zottola, cuya esposa lloró ayer mientras salía de la sala del tribunal después del veredicto.

Salvatore Zottola, de 45 años, sobrevivió a un tiroteo el 11 de julio de 2018 frente a su casa frente al mar en El Bronx. Testificó durante el juicio de ocho semanas, diciendo que su padre había sido amigo de mafiosos, pero que no era un “miembro hecho” de “La Cosa Nostra”. Afirmó que los ingresos de su padre provenían de proporcionar mesas de billar, rocolas y máquinas de póquer a bares y restaurantes y de unas 30 propiedades en El Bronx que generaban aproximadamente $1.5 millones de dólares al año en ingresos por alquiler.

“Él no se merecía esto”, dijo Salvatore Zottola sobre su padre después del veredicto. “Ninguno de nosotros lo merecía”.

Según resumió la fiscalía, a pedido de su hijo Anthony el anciano Sylvester “Sally Daz” Zottola de 71 años fue asesinado por la pandilla “Bloods” mientras estaba sentado al volante de su automóvil esperando un café en un autoservicio de McDonald’s en El Bronx el 4 de octubre de 2018, día de cumpleaños de su nieto.

Inmediatamente después de que el gángster pandillero Shelton recibió la noticia de que se había realizado el golpe le envió un mensaje de texto a Anthony y le preguntó: “¿Podemos festejar hoy o mañana?”, según el fiscal Lash.

“Mañana”, le respondió Anthony. “Es el cumpleaños de mi pequeño hombre. Lo llevaré a su lugar favorito McDonalds (después) al cine. Jajaja. Como yo si comiera esas cosas. Gracias por ser un gran amigo, mi hombre”.

La Cosa Nostra funciona a través de entidades conocidas como “familias”, que en Nueva York son cinco: Bonanno, Genovese, Luchese, Colombo y Gambino. Al parecer, el anciano Zottola era socio de Bonanno y Lucchese.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: