Para los inmigrantes la Maratón de NY significa mucho más que correr

Los inmigrantes no podían faltar en la Maratón de Nueva York, la ciudad que les ha abierto el camino hacia un futuro mejor y a la que ahora llaman su hogar. La famosa prueba se ha robustecido con la presencia de los trabajadores que ven en su participación la oportunidad de promover causas humanitarias, reivindicaciones sociales y justicia.

En ese contexto, la recaudación de fondos se ha vuelto tendencia entre los corredores que buscan que cada dólar que recauden sea destinado a proporcionar recursos, educación y oportunidades para los trabajadores inmigrantes, los solicitantes de asilo y sus familias que han llegado a la ciudad de Nueva York.

Así mismo, se cuentan los esfuerzos para ayudar en la lucha contra el cáncer, la reforma migratoria, legalización de los DREAMERS, e inclusive para exigir el esclarecimiento de hechos ocurridos en otros países, como es el caso de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, México, en 2014.

La New Immigrant Community Empowerment (NICE) forma parte del programa de caridad y recaudación de fondos para el maratón promovido por la New York Road Runners (NYRR). Esta organización sin fines de lucro que se dedica a empoderar a los inmigrantes, tendrá como protagonista en la maratón a varios inmigrantes trabajadores que han logrado consolidarse y con sus historias, buscan inspirar a otros a seguir sus sueños en la Capital del Mundo.

La reforma migratoria.

La trabajadora de origen mexicano Karina Tiburcio no anda con rodeos. Dijo que corre para llamar la atención de quienes tienen el poder político para que trabajen en función de una amplia reforma migratoria.
“Voy a correr en nombre de todos los inmigrantes, representándolos y haciéndoles saber a los elegidos y gobernantes que hoy estamos más unidos que nunca y necesitamos una reforma migratoria ahora”.
Karina es miembro de NICE desde 2016, organización a la que acudió en busca de apoyo para encontrar trabajo después de ser víctima de robo de salario por parte de su empleador.

En la organización recibió capacitación sobre seguridad en el área construcción, lo que le permitió encontrar un trabajo seguro en esa industria. Desde entonces, ha participado en programas de desarrollo de liderazgo para mujeres y al momento ha hecho la transición a la industria de la salud como asistente de salud en el hogar.

Declara que su sueño siempre fue correr la maratón de la ciudad que ahora es su hogar. Karina reconoce que veía difícil tener la oportunidad de correr una de las maratones más famosas del mundo.
“Tengo mucho empeño en mi entrenamiento para poder lograr terminar la maratón, esa es mi meta. Somos una familia y soy parte de esa familia, unidos seguiremos adelante”.

Cuando recuerda sus inicios como indocumentada en Nueva York, Karina dijo que ha sido muy difícil.
“He trabajado largas horas en condiciones peligrosas con empleadores que me han robado el salario. Nosotros los inmigrantes también somos expuestos a la violencia y discriminación. Sin la ayuda de organizaciones como NICE, no tenemos a quien recurrir. Aquí me han brindado capacitación y certificaciones de OSHA y SST. Pero más que nada, cuento con ellos como una organización que siempre tiene las puertas abiertas y disponibles para ayudar”.

La joven cuenta que, como la mayoría de los inmigrantes, vive separada de gran parte de su familia.
“Sabemos que la distancia es el sacrificio que tenemos que hacer para poder continuar luchando para una vida mejor para nuestras futuras generaciones”, dijo resignada.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: