Pareja NYPD atrapada en encuentro sexual en patio de comisaría en Brooklyn.

Según fuentes de NYPD, dos policías fuera de servicio fueron atrapados teniendo relaciones sexuales dentro de un automóvil en el estacionamiento de la Comisaría 79 en Brooklyn después de que los gritos “fuertes” de la mujer hicieron que un residente sorprendido llamara al 911.

El encuentro supuestamente ocurrió afuera del Recinto 79 en Bedford-Stuyvesant, en el lote donde los policías estacionan sus autos personales, alrededor de la 1:30 a.m. del martes, según el informe de la llamada al 911, reseñó New York Post.

La persona que llamó preocupada dijo que estaba “escuchando a una mujer gritar en un estacionamiento donde los policías estacionan sus vehículos”, pero “no podía ver… el vehículo”, dice el informe.

Luego otros dos oficiales salieron del recinto para investigar y encontraron a sus colegas, un hombre y una mujer, quienes, según las fuentes, estaban parcialmente desnudos y poniéndose la ropa, en un automóvil en el estacionamiento de Greene Avenue cerca de Tompkins Avenue.

Se dice que los policías, que también son compañeros de equipo en el trabajo, han estado teniendo una aventura en curso que se hizo muy conocida en la comisaría después de que la esposa del hombre se enterara y “causara estragos” allí el verano pasado, según fuentes.

“Se presentó en la comisaría para confrontar a la novia”, dijo la fuente no identificada. “Poco después en la parte trasera de la comisaría, con jefes y policías presentes, los dos policías tuvieron un gran altercado por culpa de la esposa. No se hizo nada”.

Un portavoz de NYPD señaló que la llamada al 911 no incluía una acusación de sexo y agregó que “nada en la investigación determinó que la policía encontró a alguien teniendo relaciones sexuales”, afirmó el jefe Kevin Maloney.

Las fuentes dijeron que los oficiales que respondieron a la llamada escandalosa, un novato y un policía con casi dos décadas en el trabajo, no presentaron un informe ni activaron sus cámaras corporales, que es la política del departamento para ese tipo de llamadas.

La mujer oficial presuntamente involucrada en el escándalo se unió a la fuerza en 2021 y el hombre en 2018, según muestran los registros policiales. Ninguno había sido puesto en servicio modificado hasta el jueves, dijo Maloney.