Ydanis Rodríguez: Un orgullo dominicano que lidera el Departamento de Transporte

Ydanis Rodríguez es una de las personalidades latinas más reconocidas del mundo de la política en la Ciudad de Nueva York. Y tras haber estado 12 años en el Concejo Municipal, este dominicano, de 56 años, quien fue lavaplatos, taxista, maestro, y hasta trabajador de una cafetería en el mismo edificio en el Bajo Manhattan donde hoy tiene su oficina como Comisionado de Transporte de la Administración del Alcalde Eric Adams, asegura seguir movido por el compromiso de lucha contra la injusticia y la creación de oportunidades para la clase trabajadora y los más vulnerables.

El funcionario latino, nacido y criado en un caserío en Licey al medio, en La chiva, Moca, en República Dominicana, asegura que además de sentir orgullo por el país del que viene, se siente honrado de ser un latino y un neoyorquino, que desde su nuevo cargo dejará “el pellejo” para ejecutar mejoras. Asuntos como el manejo de carreteras y espacios viales, hasta promover el programa de “Open Restaurant”, que salvó a miles de negocios en medio de la pandemia, y lograr la seguridad para que no haya más peatones y ciclistas muertos por automotores imprudentes e irresponsables, son su norte.

¿Cómo lo hace sentir el ser uno de los dominicanos que ha llegado a una posición tan alta en Nueva York, como la de Comisionado de Transporte?
“Como dominicano, como latino y como neoyorquino, me siento muy satisfecho de la oportunidad que Dios me ha dado en la vida. Primeramente, de permitirme criarme con los valores, de entender que desde un punto de vista de fe, nuestro trabajo siempre es luchar para que las sociedades creen oportunidades para que el ser humano pueda desarrollar todo su talento. Para mí es de mucha satisfacción ser hoy ese primer latino comisionado del Departamento de Transportación de la Ciudad de Nueva York, uno de los departamentos más grandes y más complejos del mundo, con la responsabilidad, no solamente de tener que avanzar las ideas, de las personas trabajadoras, sino una responsabilidad de manejo, de asegurarme de manejar una agencia de cerca de 6,000 empleados, con un presupuesto de $1,300 millones de dólares de gasto y 20,000 millones para 10 años, en inversiones capitales”.

¿Qué sello dominicano tiene Ydanis que lo ha llevado hasta donde hoy está?
“Yo estoy orgulloso de haber nacido en la República Dominicana, porque creo que la identidad es un arma importante que tenemos que mantener, y por lo tanto, celebro mi independencia dominicana, como celebro la independencia mexicana, la colombiana y las de otros lados. Para mí es un orgullo haber nacido en República Dominicana, venir aquí, criarme allá, y traer no solamente la energía de ser un inmigrante que vino a proveer mano de obra barata, sino participar en trabajo social, en lo que empecé a formarme en República Dominicana, con los padres Jesuitas, cuando yo era Boy Scout, cuando era catequista. Le doy gracias a la formación que traigo de República Dominicana con los padres, formado alrededor de la Teología de la liberación. Es orgulloso celebrar de donde venimos, pero muchas veces los latinos somos víctima de aquello de divide y vencerás, de vernos cada uno en nichos pequeños. Creo que es importante resaltar que la agenda de nosotros, primeramente es una agenda neoyorquina, de crear oportunidades, de celebrar de que en este mismo edificio donde yo hoy soy comisionado, trabajé en una cafetería en los años 80. Por eso cuando hoy veo un joven trabajando aquí, moviendo cajas, o a una señora limpiando, sea rusa o latina, para mí la conexión es grande porque yo soy uno de esa gente”.

¿Cuál es esa meta que desde el Departamento de Transporte usted tiene entre ceja y ceja?

“Terminar con la epidemia de las personas que mueren golpeadas por vehículos, algo que a nivel mundial quita la vida a 1.2 millones cada año. La visión del Alcalde Eric Adams y algo que es mi compromiso ejecutar, es traer la seguridad también para los peatones, porque la violencia de un chofer que se come una luz, o que maneja bajo mucha velocidad, o que maneja embriagado, o que se va de una escena, es igual de violenta que alguien que usa un arma para quitarle la vida a una persona. Estamos trabajando en eso con este Alcalde (…) y si hay un legado que quiero dejar como parte de la visión del Alcalde Eric Adams, es atacar esa violencia de los carros que chocan a las personas y se van de la escena. Y sé que lo podemos controlar y vamos a invertir lo que sea necesario para que las intersecciones sean seguras, y que cruzar en una esquina no sea un peligro”.

¿Qué otra prioridad tiene en su trabajo en el Departamento de Transporte?
“Otra prioridad es hacer permanente y eficiente el programa ‘Open restaurant’, que ha convertido a Nueva York en este momento en la ciudad con mayor cantidad de restaurantes usando aceras y espacios públicos. Esperamos que este programa que se convirtió en temporal, sea permanente y vamos a asegurarnos que en lugares de bajos recursos, como zonas de El Bronx, Queens, Brooklyn y Staten Island, donde no había mesas en las aceras, como sí tenía la clase alta, esto sea que permanente. Con Dios delante, vamos a convertir a Nueva York en la ciudad con el programa permanente más grande de Estados Unidos”.

¿Cuando usted era niño y estaba en su pueblo, se imaginó llegar a cargos políticos?

“Yo vengo de un campo, donde hasta mis primeros nueve años, el modo de transportación eran burros, caballos y bicicletas, y un solo señor que tenía un carro, era el que se buscaba cuando la gente iba a la capital. Vengo de una experiencia donde se nos enseñó a 13 hermanos y hermanas, que con escasos recursos, teníamos que trabajar duro y todo lo que soy yo, es producto de la inversión que mi familia hizo en mí en valores. Vengo de una niñez común, viviendo la riqueza de una familia grande en el campo, con la gente que vivía alrededor. Eso nos ayudó a sobrevivir. Nos educamos con valores de comunidad, y eso fue lo más importante. Yo no pensé correr para un puesto de elección oficial hasta el año 2000, pero desde el 83, cuando vine aquí, la lucha mía ha sido luchar contra la injusticia. A mis 56 años, puedo decir que más de 40 nos hemos dedicado a la experiencia organizativa y de fe, a la promoción de la cultura juvenil. Aquí lavé platos, manejé taxi, trabajé en factoría y en cafeterías, logré una licenciatura en ciencia política, fui maestro, hice estudios sociales, pero el mejor doctorado fue la vida práctica. Tras 15 años de maestro, 12 como concejal y ahora como Comisionado de Transporte, hoy puedo decir que aquí, como he hecho siempre, voy a dejar el pellejo para salir bien, y representar con altura a toda nuestra comunidad dominicana, latina y neoyorquina”.

A %d blogueros les gusta esto: